Intervención de España en el debate sobre Haití en el Consejo de Seguridad

Portada/Discursos, España en la ONU/Intervención de España en el debate sobre Haití en el Consejo de Seguridad

Intervención de España en el debate sobre Haití en el Consejo de Seguridad

Nueva York, Viernes 16 de Septiembre de 2011

Discurso pronunciado por el representante permanente de España ante la ONU, el embajador Juan Pablo de Laiglesia, en el debate que ha tenido lugar en el Consejo de Seguridad para tratar la situación de Haití.

Señor Presidente:

Quisiera agradecer en primer lugar a la Presidencia libanesa por haber organizado este debate y habernos permitido participar en él. Aprovecho la ocasión para saludar la presencia del nuevo Representante Especial del SG, Mariano Fernández, a quien deseamos el mayor de los éxitos. Sabe que puede contar con todo nuestro apoyo.

Nos asociamos plenamente con la declaración que, en nombre de la Unión Europea, leerá el Jefe de la Delegación.

A continuación añadiré algunos comentarios a título nacional.

Señor Presidente:

Estamos ante un momento muy importante de la historia reciente de Haití. Por primera vez en su historia se ha producido un traspaso pacífico del poder entre un presidente democráticamente elegido y otro de la oposición. El Presidente Martelly ha obtenido un importante respaldo popular (casi el 68% de los votos). El país está esperanzado en que pueda haber un cambio a mejor. No será fácil. Los retos que hay por delante son enormes y no admiten demora.

Han pasado más de cuatro meses desde la toma de posesión del Presidente Martelly (14 de mayo) y todavía no se ha nombrado a un Primer Ministro ni se ha formado Gobierno. Resulta difícil de entender. Compartimos la esperanza del Representante Especial de que en breve se resuelva la situación.

El país necesita cuanto antes un Gobierno que tome decisiones y la comunidad internacional, un interlocutor a quien poder ayudar a llevarlas a cabo.

Instamos encarecidamente a un diálogo institucional constructivo entre el Ejecutivo y el Legislativo. Apelamos al sentido de responsabilidad de todos aquellos en quienes el pueblo haitiano ha depositado su confianza. El interés general tiene que prevalecer.

Es verdad que la situación de seguridad, afortunadamente, se ha mantenido en calma, pero todos sabemos que se trata de una calma relativa porque los síntomas no son buenos.

Por un lado, la criminalidad ha seguido aumentando. Por otro, hay siempre un riesgo latente de estallido social como consecuencia de la situación política y socio-económica del país.

Además, como se afirma en el último informe del SG, la Policía Nacional Haitiana todavía no está preparada para asumir plenamente la responsabilidad de la seguridad interna del país. Urge por consiguiente acelerar el proceso de reforma y fortalecimiento (en efectivos y medios) de la policía nacional haitiana.

La situación humanitaria sigue siendo delicada.

Todavía quedan 634.000 desplazados internos en los campamentos. Son muchos, demasiados. Desafortunadamente, el ritmo al que disminuye su número se ha ralentizado sensiblemente (47.000 desde marzo).

El cólera sigue siendo una amenaza real. En mayo y junio hubo un repunte de la epidemia. La tasa de mortalidad ha disminuido, pero la de incidencia podría aumentar. Y el total de casos sigue siendo muy alto (115.000).

En cuanto a la reconstrucción y el desarrollo, está claro lo que hay que hacer. Ponerlo en práctica es obviamente más complicado.

Contamos con el buen punto de partida que supuso la Conferencia internacional de donantes celebrada en Nueva York en marzo del año pasado. Pero primero debemos cumplir nuestros propios compromisos. Según el informe del SG, sólo se ha desembolsado el 37,8% de los fondos comprometidos para el bienio 2010-2011.

También contamos con los instrumentos adecuados, como la Comisión Interina y el Fondo para la reconstrucción de Haití. Hemos apoyado recientemente la renovación del mandato de la Comisión por un año más, hasta octubre de 2012. Tenemos muy presente que interina quiere decir temporal. Nos hemos comprometido a mejorar su funcionamiento interno y a crear las condiciones que permitan traspasarla cuanto antes a manos exclusivamente haitianas.

Señor Presidente, me referiré a continuación a MINUSTAH.

Compartimos y apoyamos la recomendación del SG de renovar nuevamente su mandato por un año más, hasta el 15 de octubre de 2012, y de reducir su dotación en 2.750 efectivos (1.150 policías y 1.600 militares), parcial y gradualmente.

Nos parece realista que la reducción propuesta por el SG sea parcial (65% del refuerzo post-terremoto) y gradual (a completar en junio de 2012, aprovechando las rotaciones). Animamos, por tanto, a los miembros del Consejo, y también del Grupo de Amigos, a contemplar favorablemente las recomendaciones del SG.

La continuación de la presencia de MINUSTAH a medio plazo nos parece necesaria. Sabemos que hay algunos haitianos que solicitan su retirada, con el argumento de la recuperación de la plena soberanía de su país.

Es verdad que se han cometido errores, por acción u omisión, pero han sido puntuales y ocasionales. Lo importante es que se corrijan y se depuren las responsabilidades a que hubieran podido dar lugar.

Sabemos que la mayoría del pueblo haitiano aprecia la labor de MINUSTAH y valora, como lo hacemos nosotros, la generosidad en el esfuerzo de los países contribuyentes, la mayoría de ellos latinoamericanos, quienes mejor conocen el país y su sensibilidad. Deseo rendirles un merecido homenaje.

Aplaudimos en todo caso la excelente labor de estabilización, humanitaria y de reconstrucción y desarrollo que lleva a cabo MINUSTAH, en condiciones muy difíciles. Debemos intensificar nuestros esfuerzos en pos del fortalecimiento del Estado de Derecho. Sin seguridad jurídica, sin un sistema judicial y penitenciario eficaz, y sin una capacidad recaudatoria adecuada, no será posible el desarrollo sostenible de Haití. Hemos expresado en repetidas ocasiones nuestra disposición favorable a un Pacto sobre el Estado de Derecho (“Rule of Law Compact”), como el propuesto por el SG.

Señor Presidente: El compromiso de España con el pueblo haitiano es generoso, sólido y coherente con los valores que propugnamos.

Somos el tercer donante bilateral. En la Conferencia de Nueva York, España se comprometió a contribuir al proceso de reconstrucción del país con 346 millones de dólares. Hemos desembolsado el 68%.

Somos miembros de la Comisión interina para la reconstrucción de Haití y del Grupo consultivo ad hoc del ECOSOC. También lo seremos próximamente del Consejo consultivo para el desarrollo económico y las inversiones, recientemente creado por el Presidente Martelly.

También contribuimos a MINUSTAH con un contingente policial (15 guardias civiles y 13 policías).

Nuestro compromiso es firme. Lo hemos venido repitiendo en cuantas ocasiones se nos han presentado, incluyendo en los debates que semestralmente celebra este Consejo. Así se lo dijimos al Presidente Martelly durante la visita que efectuó a España el 7 y 8 de julio, la primera que hizo al extranjero tras su elección. El lunes tendremos ocasión de reiterárselo durante la reunión del “Haiti Partners”.

Muchas gracias, señor Presidente.

 

2017-01-07T16:43:41+00:00 16/09/2011|Categories: Discursos, España en la ONU|