Declaración de España sobre las armas convencionales

Portada/Discursos, España en la ONU/Declaración de España sobre las armas convencionales

Declaración de España sobre las armas convencionales

Nueva York, Martes 18 de Octubre de 2011

Discurso pronunciado por España en el detate sobre las armas convencionales.
Señor Presidente, Los próximos meses serán escenario de tres acontecimientos de gran trascendencia en el terreno de las armas convencionales: la Cuarta Conferencia de Examen de la Convención sobre Prohibiciones o Restricciones de Ciertas Armas Convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, la Conferencia Diplomática sobre un Tratado de Comercio de Armas, y la Conferencia de Examen del Programa de Acción de Naciones Unidas para prevenir, combatir y erradicar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos, a los que me referiré a continuación. En primer lugar, España, desea reiterar su compromiso con la Convención sobre Prohibiciones o Restricciones de Ciertas Armas Convencionales que puedan considerarse excesivamente nocivas o de efectos indiscriminados, así como con sus cinco protocolos. Hacemos un llamamiento a los países que aún no se han adherido a este importante instrumento internacional y damos la bienvenida a los esfuerzos en la implementación del protocolo V sobre restos explosivos de guerra. El próximo mes de noviembre, en Ginebra, tendrá lugar la cuarta Conferencia de Examen de este instrumento. Será una gran oportunidad para aclarar y reforzar las obligaciones de los Estados Parte. Por lo que respecta al Tratado de Comercio de Armas, España se congratula del positivo balance que arrojan las sesiones del Comité Preparatorio del ATT, así como del compromiso mostrado por los estados miembros en este proceso. Esta Delegación quisiera destacar y agradecer los esfuerzos del Embajador García-Moritán, en la organización de este Comité Preparatorio, que preside y expresa su apoyo para la continuación de esta tarea. Esta delegación considera que el Tratado de Comercio de Armas debe alcanzar un número de adhesiones lo más amplio posible, pues sólo con un elevado índice de universalidad podrá lograr sus objetivos: evitar que las armas convencionales puedan ser empleadas para poner en riesgo la seguridad, desestabilizar estados o regiones o dar pábulo a violaciones del derecho internacional y del derecho internacional humanitario. Es preciso, por ello, que en el proceso negociador de este nuevo instrumento participe, al igual que en el Comité de Preparación, un número de países lo más amplio posible. En relación con la lucha contra el comercio ilícito y la proliferación de las armas pequeñas y ligeras, España concede gran importancia al desarrollo y la aplicación en su totalidad del Programa de Acción de la ONU para prevenir, combatir y eliminar el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos y, por consiguiente, apoyamos aquellos instrumentos generados a partir del Plan de Acción, como es el caso del Instrumento internacional para permitir a los Estados identificar y localizar, de forma oportuna y fidedigna, armas pequeñas y armas ligeras ilícitas (conocido como Instrumento de marcaje y trazado). Sr. Presidente, España quiere, asimismo, expresar su compromiso con el Protocolo contra la fabricación y el tráfico ilícitos de armas de fuego, sus piezas, componentes y municiones, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (conocido como Protocolo sobre armas de fuego), único instrumento jurídicamente vinculante de alcance universal del que disponemos en el ámbito de las armas de fuego. Con respecto al tráfico de armas pequeñas y ligeras, España comparte con sus socios de la UE el parecer de que la aproximación debería realizarse al mismo tiempo en un doble nivel: combatir el tráfico ilegal y regular el comercio legal. Asimismo, como elemento sustancial de su contribución a la paz y estabilidad internacionales, España viene impulsando decididamente todas aquellas medidas de fomento de la confianza, transparencia y predictibilidad mutuas que en materia de armamento convencional se han acordado tanto en el marco de las Naciones Unidas, como a nivel regional o sub-regional. En este contexto, valoramos muy positivamente la adopción de mecanismos que vayan en esa dirección, como es el caso del Registro de Armas Convencionales de Naciones Unidas y del Instrumento de la ONU de información sobre gastos y presupuestos militares, así como otros de carácter regional. España otorga una importancia destacada a este tipo de medidas, en el convencimiento de que representan la vía más eficaz para favorecer la transparencia y la confianza necesarias que permitan prevenir y reducir tensiones y conflictos entre estados. Señor Presidente En los últimos años se han dado pasos importantes en el ámbito del desarme humanitario a través de la Convención de Ottawa y de la Convención de Oslo. España está firmemente comprometida con ambas convenciones, y considera que deben prevalecer las consideraciones humanitarias que motivaron su adopción sobre las posibles ventajas operativas que pudiesen proporcionar este tipo de armas. En el ámbito de las minas antipersonales, mi delegación quisiera destacar los progresos alcanzados en la universalización y desarrollo de la Convención de Ottawa para la prohibición de producción, uso y transferencia de este tipo de minas. La Conferencia de Examen celebrada en Cartagena de Indias dio un ímpetu renovado a nuestros esfuerzos. España desea reafirmar su compromiso con el Plan de Acción de Cartagena, así como con el objetivo de la universalización de la Convención. España es contraria al empleo, desarrollo, producción, adquisición y almacenamiento de las municiones de racimo. Mi país se encuentra entre los primeros en firmar y ratificar la Convención sobre Municiones en Racimo, que entró en vigor el 1 de agosto de 2010. Dos años antes, el 11 de julio de 2008, España había adoptado la decisión de aplicar la Convención de manera provisional y unilateral. Nuestro compromiso en esta materia es, más allá de lo acordado en la citada Convención, un compromiso con los principios y normas elementales del derecho humanitario internacional. Desde esta posición inequívoca, España da la bienvenida a las decisiones adoptadas con motivo de la Segunda Reunión de Estados Parte recientemente celebrada en Beirut, y tratará de dar cumplimiento, con la mayor dedicación, en colaboración con Méjico, al encargo de coordinar el grupo de trabajo en materia de cooperación y asistencia, con vistas a la Tercera Reunión de Estados Parte, que se celebrará en Oslo en septiembre de 2012. Señor Presidente, El compromiso de España con la no proliferación y el desarme en el ámbito de las armas convencionales es incuestionable. Mi país está decidido a continuar desempeñando un papel activo en cooperación con otros estados, organismos y actores de la comunidad internacional, en este ámbito de significada importancia para la seguridad tanto internacional como interna de los estados. Muchas gracias.

 

2017-01-07T16:43:41+00:00 18/10/2011|Categories: Discursos, España en la ONU|Tags: |