Intervención España en las negociaciones intergubernamentales sobre la reforma del Consejo de Seguridad

Portada/Discursos, España en la ONU/Intervención España en las negociaciones intergubernamentales sobre la reforma del Consejo de Seguridad

Intervención España en las negociaciones intergubernamentales sobre la reforma del Consejo de Seguridad

Intervención del Embajador Fernando Arias en las negociaciones intergubernamentales sobre la reforma del Consejo de Seguridad

Señor Presidente,

le agradecemos su carta del día 17. Atribuimos gran importancia a la reunión de hoy, específicamente dedicada al Grupo “Small Five” (S-5) y a su proyecto de resolución sobre los métodos de trabajo del CS.

Vaya por delante nuestro respeto y agradecimiento por el trabajo llevado a cabo por el S-5 desde 2006.

Vaya por delante, también, que el contenido de su proyecto de resolución no nos plantea problemas. Nos reconocemos en muchas de las medidas contenidas en su anejo. En este sentido, tiene toda nuestra simpatía.

Sin embargo, nos preocupa seriamente el impacto que el proyecto de resolución pueda tener sobre el proceso de reforma del CS, cuya octava ronda concluirá precisamente con la reunión de hoy.

Nuestros principales motivos de preocupación son dos. Los dos siguientes.

En primer lugar, el llamado “piecemeal approach”.

Desde el principio de las negociaciones hemos venido defendiendo que la reforma debe ser integral (“comprehensive”) e incluir a todos y cada uno de los cinco temas que figuran recogidos en la decisión 62/557 de la AG. No vemos inconveniente en que se negocie sobre cada uno de ellos por separado, pero sí con que se pueda decidir sobre ellos por separado.

El S-5 argumenta que los métodos de trabajo son un caso especial, una excepción a la regla general, y que esta regla general sólo resultaría aplicable a los otros cuatro temas de la reforma, los más directamente relacionados con la ampliación del CS.

Pero el argumento no se sostiene porque su proyecto de resolución no se limita exclusivamente a los métodos de trabajo, sino que incluye también a otros temas de la reforma: el veto y la relación entre el CS y la AG.

Nuestro segundo motivo de preocupación es la mayoría exigible para la adopción de la resolución.

Desde el principio de las negociaciones hemos venido defendiendo que la mayoría exigible para la adopción de una resolución sobre la reforma del CS, e incluso de una decisión, es la de dos tercios. Y ello de conformidad con lo dispuesto en la resolución 53/30 de la AG.

Se trata, en todo caso, de un umbral mínimo, porque, como sabemos, la decisión 62/557 exige la “mayor aceptación política posible”, que mi delegación interpreta como equivalente al consenso –que el Grupo “Unidos por el Consenso” sigue considerando realista y deseable– o, cuando menos, equivalente a un acuerdo general muy superior a los dos tercios.

No podemos estar de acuerdo, por consiguiente, con la opinión del S-5 de que la mayoría exigible para su proyecto de resolución sea la mayoría simple. No compartimos su argumento de que se trata de “meras recomendaciones procedimentales” que, por tanto, no entran en la categoría de las “cuestiones importantes” para las que el artículo 18.2 de la Carta exige la mayoría de dos tercios.

Señor Presidente, en la reunión de hoy hemos podido comprobar que nuestro punto de vista sobre estas dos importantes cuestiones (“piecemeal approach” y mayoría de dos tercios) es compartido por otras delegaciones. Quisiera desatacar la rotundidad con que la delegación de Sierra Leona se ha pronunciado con anterioridad en contra del “piecemeal approach”. La mayoría, sin embargo, todavía no se ha pronunciado, por lo que no sabemos lo que piensa.

 Nos preguntamos si no deberíamos ponernos previamente de acuerdo sobre estas importantes cuestiones antes de seguir adelante, antes de tener que tomar una decisión sobre este proyecto de resolución el día 16.

 En todo caso, la pregunta fundamental que debemos hacernos es si los métodos de trabajo mejorarán con la adopción de la resolución del S-5.

Mi delegación, como muchas otras, piensa que la adopción de la resolución del S-5, incluso si es por mayoría de dos tercios, puede producir el efecto contrario del perseguido.

Nos tememos que, con la oposición de los cinco miembros permanentes, y la división de opiniones que hemos observado hoy entre los diez miembros no permanentes, no será posible mejorar los métodos de trabajo, tanto a corto como a medio y largo plazo.

A corto plazo, lo más probable es que la resolución no sea aplicada.

A medio y largo plazo, corremos el riesgo de que la vía abierta en el CS para mejorar sus métodos de trabajo se vea irremediablemente dañada. Me refiero a la actualización periódica de la Nota Presidencial 507, a la celebración de debates abiertos bienales y a la decisiva labor del “Grupo de Trabajo informal sobre documentación y otras cuestiones de procedimiento”.

En definitiva, corremos el riesgo de perder mucho más de lo que ganamos.

Desafortunadamente, por todas estas razones, que tienen tanto que ver con la reforma del CS como con la mejora de sus métodos de trabajo, a mi delegación le será difícil poder apoyar el proyecto de resolución del S-5 el día 16.

Señor Presidente, nos preguntamos si no hay alternativa, si no hay una vía intermedia que permita que todos ganemos y nadie salga perdiendo.

Para mi delegación sí la hay. Se trataría de aprovechar el proyecto de resolución del S-5 para abrir un proceso de diálogo con los quince miembros del CS, en particular con los cinco miembros permanentes y Portugal, que preside el Grupo de Trabajo informal en 2012.

En la reunión de hoy hemos podido escuchar la predisposición favorable a ese diálogo por parte de los miembros del CS que han intervenido, incluyendo a algunos de los cinco permanentes. Así, por ejemplo, España comparte lo dicho por la delegación de China respecto de su preferencia por un diálogo constructivo en lugar de una votación.

Un diálogo entre el S-5 y el CS, sobre la base del proyecto de resolución del S-5, tendría más posibilidades de mejorar los métodos de trabajo que la adopción de una resolución.

En este sentido, serviría mejor al interés general, por cuanto permitiría desconectar los métodos de trabajo de los demás temas de la reforma, algo que no es posible con la adopción de una resolución.

Por ello, y para concluir, señor Presidente, efectuamos un llamamiento a favor de la apertura inmediata de un diálogo sobre los métodos de trabajo, entre el S-5 y el CS, sobre la base del proyecto de resolución del S-5.

Muchas gracias.

 

2012-05-04T12:10:54+00:00 04/05/2012|Categories: Discursos, España en la ONU|Tags: |