El secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Gonzalo Robles, ha participado en la primera sesión del grupo de trabajo de composición abierta sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenibles que ha tenido hoy lugar en la Asamblea General de la ONU. El representante español ha propuesto que se priorize en la agenda de las Naciones Unidas la erradicación de la pobreza y también ha señalado que para alcanzar estos objetivos, el enfoque ha de ser social, económico y medioambiental.

 

Intervención a cargo del secretario general de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Sr. Gonzalo Robles Orozco:

Sr. Presidente, intervengo en nombre de Italia, España y Turquía.

Nos gustaría empezar felicitando a los co -presidentes nombrados hoy. Como todos sabemos, el Grupo de Trabajo de composición abierta sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible no ha tenido un comienzo fácil. Pero ahora toca renovar esfuerzos y trabajar de forma activa para cumplir nuestro mandato de manera participativa, transparente y responsable.

Al considerar nuestros métodos de trabajo debemos tener en cuenta que los resultados del Grupo de Trabajo se integrarán en la agenda de desarrollo post 2015. Este planteamiento nos servirá de guía para abordar el proceso. Nos esforzaremos por lograr una convergencia entre la agenda de los ODS y la agenda post ODMs en un solo proceso, el marco post 2015, que definirá un conjunto de futuros objetivos.

El trabajo del Grupo debería basarse en datos avalados por investigaciones científicas y análisis de expertos, con plena participación del número más amplio posible de actores. En este sentido, queremos aprovechar para agradecer al SG su “Aportación inicial al Grupo de Trabajo de composición abierta sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, en la que se señalan algunas claves de las deliberaciones que vamos a mantener aquí hoy. El trabajo que se está desarrollando a diferentes niveles –local, nacional, regional e internacional – podría ser una valiosa aportación en este sentido; en particular, el informe final sobre el Panel de Alto Nivel para la Agenda Post 2015, que se espera en breve.

Durante este año tendremos la oportunidad de hacer una contribución preliminar con ocasión del Evento Especial de revisión de los ODMs, así como durante la primera reunión del Foro Político de Alto Nivel. Esperamos, por lo tanto, una interacción dinámica y productiva en los próximos meses.

Nuestro equipo está comprometido a trabajar con todos los Estados Miembros de Naciones Unidas y demás actores involucrados, para iniciar un diálogo constructivo sobre desarrollo sostenible. Debemos evitar quedarnos estancados en posiciones de negociación fijas. Estamos preparados para escuchar, intercambiar ideas y definir prioridades de manera conjunta.

Creemos que la mejor manera de avanzar es ampliar y construir a partir tanto de los principios de Río como del actual enfoque de los Objetivos del Milenio. La erradicación de la pobreza debe seguir siendo la prioridad en un conjunto de objetivos que sea claro, coherente e integrado en la agenda de desarrollo Post-2015.

Al definir los ODS, debemos tener en cuenta las diferentes ideas y experiencias que hemos adquirido al implementar la Declaración del Milenio, incluyendo áreas que no necesariamente formaron parte de los ODMs.

En la consecución de un marco global para la agenda post-2015 que abarque las tres dimensiones del desarrollo sostenible debemos garantizar la adopción de un enfoque holístico que refleje, cuando proceda y en la medida en que sea posible, las dimensiones social, económica y medioambiental. Además de estas tres dimensiones, necesitamos ciertos principios fundamentales: derechos humanos (incluyendo igualdad), gobernanza (incluyendo paz, seguridad y estado de derecho) y sostenibilidad.

Los ODS deben ser globales por naturaleza y aplicables universalmente a todos los países, limitados en número, orientados a la acción, fáciles de comunicar y relacionados con objetivos concretos e indicadores.

Pese a esta naturaleza universal, debemos tener en cuenta las diferentes implicaciones para cada país, así como los distintos contextos, capacidades y niveles de desarrollo. Los países menos avanzados y los Estados frágiles son esenciales si queremos acordar un modelo futuro de crecimiento económico y desarrollo sostenible. Sin embargo, el papel de los países de renta media también es vital, para reducir las desigualdades en el mundo, fomentar el crecimiento y construir nuevos partenariados, más allá de la tradicional relación donante-receptor. En suma, es nuestra responsabilidad que ningún país se quede atrás.

En cuanto a las áreas potenciales para los ODS, todavía es demasiado pronto para definirlas, pero podemos ir acordando una serie de elementos centrales de la agenda post 2015: la erradicación de la pobreza como objetivo esencial, la reducción de las desigualdades, el empleo, la inclusión social, la educación, la salud, la protección de los derechos humanos, la seguridad alimentaria, el agua y el saneamiento, así como la necesidad de proteger el medioambiente y los recursos naturales. Los ODS también deben tratar los vínculos entre prioridades y los asuntos transversales a través de la adopción de un enfoque más integrado. El intercambio de experiencias es crucial.

Cambiar los patrones de producción y consumo no sostenibles representa otra potencial área prioritaria como objetivo global y requisito imprescindible para el desarrollo sostenible. Avanzar hacia patrones de consumo y producción sostenibles implica gestionar los insumos y resultados de la producción a través de un enfoque de ciclo vital. Desde la perspectiva de los insumos, supone evitar cualquier tipo de sobre explotación de recursos; desde la perspectiva productiva, supone reducir los residuos, reutilizar y reciclar todo lo posible, rebajando la contaminación del aire y el agua a través de tecnologías limpias. Al mismo tiempo es esencial fomentar el uso de productos sostenibles a través de la educación, la información y las comunicaciones. El nuevo Marco Decenal de Programas nos proporciona una plataforma mundial para su implementación.

Desde hoy mismo nuestro trabajo sobre los ODS debe ser un primer paso decidido hacia un marco general para el post 2015 capaz de dar una respuesta coherente y comprensiva a los desafíos universales de la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible, en sus tres dimensiones.

Muchas gracias, Señor Presidente.