La Ministra Ana Mato participa en la ONU en el debate general de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer

Portada/Discursos, España en la ONU/La Ministra Ana Mato participa en la ONU en el debate general de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer

La Ministra Ana Mato participa en la ONU en el debate general de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer

España se presentó hoy ante la ONU como un referente en la lucha contra la violencia sobre la mujer, gracias a un marco jurídico que establece un enfoque integral frente a este problema.

INTERVENCIÓN DE LA MINISTRA DE SANIDAD, SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD, ANA MATO, EN EL DEBATE GENERAL DE LA 57ª SESIÓN DE LA COMISIÓN SOBRE LA CONDICIÓN JURÍDICA Y SOCIAL DE LA MUJER

Señora Presidenta,

Desde hace más de veinte años, España está firmemente comprometida en la   causa de la eliminación de la violencia que sufren las mujeres, en todas sus   manifestaciones: violencia en el seno de la pareja, trata, explotación, abusos,   agresiones sexuales, mutilación genital femenina, crímenes de honor, matrimonios   forzados…

El actual Gobierno de España tiene la convicción de que una sociedad libre de   violencia sobre las mujeres, educada en igualdad y respetuosa con los derechos   fundamentales, es posible en la España del siglo XXI. Es lo que queremos para   nuestro país, pero también para todos los países del mundo.

La Constitución Española, en consonancia con la Declaración de Derechos   Humanos, recoge una tabla de Derechos fundamentales de las más avanzadas de su   entorno. Nuestra Carta Magna señala, entre otras disposiciones similares, y cito   textualmente, que “la dignidad de la persona, los derechos inviolables que le   son inherentes, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a   los derechos de los demás son fundamento del orden político y de la paz social”.

El fin de la violencia requiere el pleno cumplimiento de estos mandatos   constitucionales y la adopción de las medidas necesarias para darles plena   efectividad, a través de varias vías:

En primer lugar, asegurando el pleno respeto a los derechos fundamentales y   la adopción de medidas que garanticen su libre ejercicio.

En segundo término, promocionando el talento de las mujeres que, como   consecuencia de la violencia que sufren, se encuentran sometidas y aisladas y no   pueden participar libremente en la construcción de la sociedad en la que viven.

En tercera instancia, garantizando que todos los niños y niñas puedan   desarrollarse con plenitud, anticipando la sociedad del mañana, sin sufrir, ni   estar expuestos a la violencia que padecen sus madres.

Se trata aquí de luchar por una causa justa: la de la igualdad entre hombres   y mujeres, la de la democracia y el respeto a los Derechos Humanos, la causa en   suma de la verdadera “conciencia jurídica de la humanidad”.

Consciente de ello, España siempre ha apoyado el trabajo que en el ámbito de   Naciones Unidas se ha venido desarrollando para erradicar la violencia contra   las mujeres. Mi país ha sido pionero en políticas y medidas para erradicarla y   ha liderado diversas iniciativas en este ámbito.

En primer lugar, deseo señalar que España dispone en la actualidad de un   marco jurídico perfectamente adecuado que prevé, con un enfoque integral, la   persecución y eliminación de cualquier forma de violencia ejercida sobre la   mujer en general y de la violencia de género en particular.

Este marco jurídico al que me refiero tiene como decía una dimensión global y   abarca por tanto los ámbitos penal, procesal, asistencial, policial, civil,   administrativo, educativo, laboral, sanitario, mediático y de comunicación.

Desde el punto de vista legislativo, no es arriesgado decir que España puede   ser considerada un verdadero referente en el Derecho Comparado, como   consecuencia tanto de las sucesivas reformas de su Código Penal, como de la   aprobación de diversas leyes dirigidas a proteger tanto a las víctimas de este   tipo de violencia como a sus familias y a su entorno.

Señoras y señores,

El Gobierno de España es plenamente consciente de que la eliminación de la   violencia sobre las mujeres es responsabilidad de la sociedad en su conjunto, no   sólo de las propias mujeres, y a todos afecta, por tanto, la necesidad de   abordar el problema y hallar y poner en práctica las oportunas soluciones.

Más aún, es verdaderamente una causa de Estado, pues afecta directamente a   los Derechos Humanos, por lo que su dimensión trasciende cualquier diferencia   ideológica o territorial y cualquier disparidad entre el sector público o   privado.

Sólo con ese esfuerzo conjunto se podrá avanzar para lograr esa sociedad   libre de violencia de género. Queremos aquí recordar, rendir homenaje y   manifestar nuestro afecto a las familias de todas las mujeres asesinadas como   consecuencia de la violencia, y a aquéllas que la están sufriendo en la   actualidad.

Queremos también trasladar nuestro reconocimiento a las que han salido de esa   situación y se han convertido así en referencia para todos. Y nos comprometemos   a no olvidar sus padecimientos y a que esta consideración hacia todas ellas sea   permanente. No podemos dejar de tener todo ello presente porque, a pesar del   camino recorrido, los datos referentes a la violencia sobre las mujeres, y, en   concreto, a los malos tratos, reflejan la pervivencia de esta lacra en la   sociedad del siglo XXI.

Permítanme que les haga partícipes de algunas de estas realidades en mi país:

– Existe un aumento de las mujeres que reconocen haber sufrido maltrato   alguna vez en la vida por sus parejas o exparejas pero, al mismo tiempo, existe   un aumento de las mujeres que han conseguido salir de esta situación al declarar   que ya no la sufren en el último año, según la Macroencuesta de Violencia de   Género de 2011.

– El número de denuncias interpuestas por violencia de género se ha   estabilizado en los últimos años, según los datos del Consejo General del Poder   Judicial.

– Un alto porcentaje de las víctimas mortales de violencia de género no   habían denunciado la situación de maltrato que sufrían. Sólo denuncia   situaciones de malos tratos en nuestro país en torno al 20% de quienes acaban   siendo víctimas mortales.

– Un alto porcentaje de las mujeres que denuncian la situación de maltrato en   la que viven son apoyadas por sus familias, pero también persiste la actitud de   recriminación en las familias de algunas mujeres. Casi en la mitad de los casos,   la familia de su pareja o expareja hizo recriminaciones a la mujer cuando ésta   presentó la denuncia por maltrato.

– El número de internos que cumplen condena por delitos de violencia de   género se va incrementando cada año.

– Un alto porcentaje de mujeres (70.6%) que reconocen estar sufriendo o que   han sufrido violencia de género tienen hijos menores que viven expuestos a esta   situación o son víctimas directas del maltrato, según la Macroencuesta de   Violencia de Género2011.

Desde nuestro punto de vista las actuaciones para combatir la violencia de   género son sólo el vértice de una pirámide que tiene su base en las políticas de   igualdad.

Tenemos el firme convencimiento de que cuanto más se avance en la consecución   de una sociedad en la que prime la igualdad entre hombres y mujeres, sin   discriminación por razón de sexo, en mayor medida se evitará la violencia que   sufren las mujeres.

Para hacer este objetivo realidad el Gobierno de España trabaja sobre seis   ejes de actuación:

1. El primer eje trata de promover la ruptura del silencio cómplice del   maltrato, tanto por parte de la mujer, como de su familia, su entorno y la   sociedad en general. El objetivo es implicar a toda la sociedad, para que, de   manera proactiva, colabore en la detección y apoyo en casos de malos tratos, así   como de promover el total rechazo social y la deslegitimación de cualquier   conducta de este tipo. Y es que sólo desde un enfoque transversal, que integre   las distintas variables y actores implicados en estas situaciones, podremos ser   eficaces en la erradicación de esta lacra social. España tiene previsto celebrar   en Madrid, el próximo mes de Abril, una Conferencia Internacional, con   participación de Estados miembros de la UE, para el intercambio y promoción de   buenas prácticas en la lucha contra la violencia de género a nivel europeo y de   las nuevas tecnologías en la lucha contra la violencia que sufren las mujeres.

2. El segundo eje de actuación consiste en proporcionar una asistencia   personalizada a las mujeres que sufren violencia y a los menores a su cargo. En   este contexto se inscribe la puesta en marcha de la iniciativa “Empresas por una   sociedad libre de violencia de género”. Esta iniciativa consiste en la firma de   convenios por parte de las empresas participantes, por medio de los cuales éstas   se comprometen a insertar laboralmente a las mujeres víctimas de violencia de   género. Nuestro ordenamiento jurídico contempla un sistema de bonificaciones   para estos casos. Se reconoce, además, la asistencia jurídica gratuita para las   víctimas de trata y para las víctimas de violencia de género. Asimismo, se   garantiza a las mujeres asesoramiento previo a la interposición de la denuncia,   así como la información, asesoramiento, asistencia social y atención psicológica   que les permitan salir de la situación de violencia en que viven.

3. El tercer eje de actuación es poner a España en Red contra la violencia de   género. Para ello se destinan recursos y se actúa combinando los ámbitos público   y privado, tratando de aprovechar al máximo las posibilidades que las nuevas   tecnologías de la información y la comunicación nos ofrecen para combatir la   violencia y atender a las mujeres y menores que la sufren.

4. El cuarto eje es profundizar el conocimiento científico y “radiografiar”   la magnitud y dimensiones de la violencia sobre las mujeres. La violencia de   género es tema ampliamente tratado, pero el ocultamiento social de esta lacra y   el hecho de que sólo se han recogido datos de forma muy reciente motivan que no   se conozca con precisión toda su envergadura y magnitud. Por ello, desde nuestro   Gobierno estamos haciendo un especial esfuerzo por conocer mejor esta realidad,   de modo que se puedan llevar a cabo aquellas actuaciones que resulten más   eficaces para luchar contra la misma.

5. El quinto eje sobre el que trabajamos trata de atender específicamente a   las necesidades de los grupos especialmente vulnerables. Por grupos   especialmente vulnerable se entiende: hijos menores, mujeres con discapacidad,   mujeres del medio rural, mayores de 65 años, inmigrantes y personas con   trastornos adictivos.

6. Por último, en sexto lugar, se trata de dar cada vez mayor visibilidad a   otras formas de violencia sobre las mujeres, como la trata con fines de   explotación sexual, los matrimonios forzados y la mutilación genital.

Trabajamos para que se tome conciencia social de estas graves vulneraciones   de los Derechos humanos y, consecuentemente, de la necesidad de trabajar por su   erradicación y de informar a las víctimas sobre los recursos existentes para   combatirlas.

Como conclusión, permítanme que insista en que la erradicación de la   violencia que sufren las mujeres es una cuestión de Derechos humanos, de   igualdad entre hombres y mujeres y también y sobre todo una cuestión de dignidad   humana.

Por ello es importante confiar en que, desde la unidad y con la participación   de toda la sociedad y de todos los poderes públicos, podremos crear una sociedad   libre de violencia en la España y en el Mundo del siglo XXI.

Créanme si les digo que en la consecución de este objetivo el Gobierno de   España está firmemente comprometido y para ello, con la misma firmeza, seguimos   trabajando.

Muchas gracias.

 

By | 2017-01-07T16:43:35+00:00 marzo 5th, 2013|Discursos, España en la ONU|Comentarios desactivados en La Ministra Ana Mato participa en la ONU en el debate general de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer

About the Author: