El Gobierno de España acoge con satisfacción la aprobación del texto del  Tratado de Comercio de Armas por la Asamblea General de las Naciones Unidas. Con esta  decisión culmina un proceso negociador de varios años y un esfuerzo colectivo  de la comunidad internacional para disponer de un tratado que fortalecerá la  seguridad internacional, respetando a la vez el derecho al comercio legal de  armas.

El Tratado adoptado hoy en las Naciones Unidas establecerá un patrón  universal basado en reglas internacionales de carácter vinculante para  el comercio internacional de armamento  convencional, que serán aplicadas por las autoridades nacionales de los Estados  Parte, con el fin de prevenir y eliminar el tráfico ilegal de armas  convencionales, y evitar que las mismas puedan  servir para fines ilícitos, incluida la  violación de los derechos humanos.

España ha participado activamente en este proceso desde su inicio, de  forma concertada con los Estados miembros de la Unión Europea, con la  convicción de que este tratado constituirá un instrumento fundamental para  reforzar la seguridad internacional, la defensa del derecho internacional  humanitario y el respeto a los derechos humanos. Para ello ha contado con el  apoyo de la sociedad civil.

España estará entre los primeros Signatarios del Tratado, que se abrirá  a la firma el próximo 3 de junio, con el objetivo de conseguir una rápida  entrada en vigor.