España en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad

/, España en la ONU/España en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad

España en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad

En el discurso que pronunción el representante permanente adjunto, embajador Juan Manuel González de Linares, subrayó que España considera que la autoridad y la influencia del Consejo de Seguridad se verían incrementadas cuanto mayores sean las posibilidades de implicación en sus trabajos del conjunto de los miembros de la Organización.

Señor Presidente,

Le agradecemos que haya convocado este Debate abierto sobre los métodos de trabajo del Consejo de Seguridad. Como bien señala su nota de concepto, que orienta muy acertadamente este debate, éste es un asunto de interés común y general. El Consejo de Seguridad es un órgano crucial para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Está en el interés de todos que el Consejo cumpla con eficacia las funciones que le atribuye la Carta. Nos felicitamos por que los miembros del Consejo de Seguridad sean conscientes de ello, tal como refleja la nota del Presidente de 28 de agosto de 2013.

Qué duda cabe de que la autoridad y la influencia del Consejo de Seguridad se verán incrementadas cuanto mayores sean las posibilidades de implicación en sus trabajos del conjunto de los miembros de la Organización. España considera que ese objetivo debe ser el norte y la guía que orienten la actividad del Consejo de Seguridad.

En los últimos años se ha avanzado en el incremento de la permeabilidad del Consejo de Seguridad. Las aportaciones de países como Portugal, Bélgica, Japón, Eslovaquia, Panamá, Bosnia-Herzegovina y la India han sido de gran ayuda. También merece especial mención el papel de Costa Rica, Jordania y Liechtenstein a la hora de incentivar esta reflexión colectiva. Permítame en este punto felicitar a la Argentina y a su Representante Permanente, María Cristina Perceval por el modo en que viene dirigiendo el Grupo de Trabajo sobre Documentación y Cuestiones de Procedimiento.

Señor Presidente,

Los miembros del Consejo se comprometieron a aplicar las medidas contenidas en la Nota 2010/507. Como hemos dicho en ocasiones anteriores, estamos razonablemente satisfechos con el modo en que se aplican, por ejemplo, las medidas relativas al programa de trabajo mensual del Consejo – como la publicación del pronóstico preliminar -, las reuniones informativas de la Presidencia entrante, o las actualizaciones periódicas del programa de trabajo. Somos perfectamente conscientes de que los expedientes de mayor dificultad deben ser abordados, en ocasiones y por motivos de urgencia, en sesiones anunciadas con escasa antelación. El Consejo de Seguridad debe poder reaccionar con inmediatez a los desafíos más urgentes a la paz y a la seguridad internacionales.

Este año hemos asistido a una actualización de la práctica de la sesión de cierre de los trabajos mensuales del Consejo (denominada en inglés “wrap-up session”). Como señaló en una ocasión un distinguido representante de un miembro de este Consejo, estas sesiones son como un Jano bifronte que fija su atención crítica en el pasado reciente para extraer lecciones de cara al porvenir inmediato. Felicitamos a Pakistán por la reintroducción de esa práctica, casi inédita hasta este año, y hacemos extensiva nuestra felicitación a Corea del Sur, Ruanda, Togo, Reino Unido y Argentina por haberla proseguido. La presidencia australiana, al coincidir con el mes de septiembre, optó por la fórmula de una reunión interactiva de cierre con representantes de los países no miembros del Consejo de Seguridad. Nos parece también una opción válida para responder a la necesidad creciente de transparencia.

España apoya la práctica de escudriñar el horizonte (sesiones de “horizon scanning”) de la mano de la Secretaría. Permítanme sugerir que esas sesiones, al comienzo del ejercicio de una Presidencia, se abran convenientemente al resto de los Estados miembros de la Organización.

Señor Presidente,

Las medidas apuntadas en su nota de concepto cuentan con nuestro respaldo de principio. Me permito, con todo, subrayar como de especial interés continuar impulsando las siguientes medidas:

Incrementar el número de reuniones públicas;

Reforzar la transparencia y la inclusividad de los procesos de negociación en el seno del Consejo;

Aumentar la interacción del Consejo con los países contribuyentes de tropas y de policía;

Dedicar más tiempo a la interacción y al diálogo del Consejo con las organizaciones regionales y subregionales;

El objetivo último, como he señalado, es aumentar la transparencia en los trabajos del Consejo de Seguridad. Las actuaciones de dicho órgano necesitan seguir unos procedimientos que contribuyan a reforzar su autoridad como condición sine qua non para ganarse el apoyo del conjunto de la comunidad internacional.

Los métodos de trabajo deben por tanto servir a ese fin superior, pues de lo contrario la autoridad política y moral del Consejo de Seguridad se resquebrajaría.

Señor Presidente,

Concluyo con un apunte sobre una cuestión sensible que está relacionada con el tema del debate de hoy. Me refiero al uso del veto. España es partidario de limitarlo. En concreto, animamos a que se introduzca la práctica de explicar las razones por las que se usa, cuando así ocurra. Más importante aún, abogamos por la renuncia a su empleo en los casos de crímenes graves como el genocidio, la limpieza étnica, los crímenes de guerra y los de lesa humanidad. En consecuencia, saludamos la llamada de Francia a desarrollar un código de conducta que siente las bases para llevar a la práctica este objetivo. Pueden contar con nuestra mejor disposición para contribuir a la plasmación de dicho objetivo.

Muchas gracias.

2013-10-29T17:42:47+00:00 29/10/2013|Categories: Discursos, España en la ONU|Tags: |