En el debate anual sobre la reforma del Consejo de Seguridad, España defiende el aumento del número de miembros

Portada/Discursos, España en la ONU/En el debate anual sobre la reforma del Consejo de Seguridad, España defiende el aumento del número de miembros

En el debate anual sobre la reforma del Consejo de Seguridad, España defiende el aumento del número de miembros

El representante permanente español, embajador Fernando Arias, expresó ante la Asamblea General de la ONU la posición de España acerca de la reforma del Consejo de Seguridad y, entre otros aspectos importantes, destacó el de una ampliación que permita una mayor participación de los miembros de la Organización.

Señor Presidente,

Mi delegación le agradece la oportunidad de celebrar este debate conjunto sobre el informe anual del Consejo de Seguridad a la Asamblea General y sobre la cuestión relativa a la reforma del Consejo de Seguridad.

En relación con el informe del Consejo de Seguridad a la Asamblea General relativo al periodo del 1 de agosto de 2012 al 31 de julio de 2013, agradezco la exposición realizada por el Representante Permanente de China, como Presidente del Consejo y a Estados Unidos por la preparación de su introducción.

España atribuye gran importancia a una buena interacción entre el Consejo de Seguridad y la Asamblea General. Es preciso mejorar la colaboración entre ambos órganos principales de las Naciones Unidas.

Resulta para ello esencial asegurar un nivel elevado de transparencia en la labor del Consejo así como una mayor  participación del conjunto de los Estados miembros en las actividades y decisiones del Consejo, especialmente en aquellas cuestiones que les afectan directamente. Sólo así se verá reforzada la imprescindible autoridad política y moral del Consejo  de Seguridad.  Apreciamos que se camina en la buena dirección, pero animamos a continuar adaptando los trabajos del Consejo a las exigencias de una sociedad internacional más dinámica y democrática.

Señor Presidente,

Me refiero ahora a la cuestión relativa a la reforma del Consejo de Seguridad. La delegación española suscribe plenamente la declaración realizada por Italia en nombre de Unidos por el Consenso y desea, a título nacional, realizar los siguientes apuntes:

Quiero expresarle el reconocimiento de España por el interés con el que usted se ha tomado este tema prioritario de la agenda de Naciones Unidas.

Partimos de la convicción compartida de que la reforma del Consejo de Seguridad no debe hacerse esperar mucho más.

El órgano principalmente llamado a velar por el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales debe adaptarse a las exigencias del siglo XXI, radicalmente distintas de las circunstancias que vieron alumbrar el nacimiento de nuestra Organización en 1945.

Los propósitos y los objetivos de Naciones Unidas continúan siendo los mismos desde los inicios de la vida de la organización hasta hoy.

Pero su consecución requiere la revitalización o la reforma de sus órganos principales lo que, en el caso del Consejo de Seguridad, se traduce, entre otros aspectos importantes, en una ampliación que debe permitir una mayor participación de los miembros de la Organización.

La paz y la seguridad internacionales son responsabilidad de todos, por lo que todos los Estados miembros estamos legítimamente llamados a incrementar nuestra participación en la labor de velar por su mantenimiento.

Sr. Presidente,

El proceso hacia la reforma del Consejo de Seguridad debe respetar escrupulosamente los procedimientos que esta Asamblea General ha acordado  en uso de las atribuciones que le corresponden.

Todas las opiniones son igualmente respetables. Todas deben ser oídas y tenidas en cuenta. Y todos debemos trabajar para que conseguir un proceso de convergencia entre ellas que nos lleve a una reforma exitosa del Consejo de Seguridad..

Porque, convendrán conmigo, en que cualquier reforma no vale.

No valdría, por ejemplo, una reforma que desatendiera las legítimas aspiraciones del conjunto de los países africanos de contar con una representación mayor y de más peso en el Consejo de Seguridad. Este es precisamente uno de los elementos clave que debemos ser capaces de asegurar.

La reforma también sería fallida, si despreciara las aspiraciones de los países pequeños de poder incrementar sus posibilidades de servir en el Consejo de Seguridad.

Nacería asimismo carente de la legitimidad necesaria, si se impusiera contra la voluntad de países de gran población y proyección internacional.

El reto consiste en la consecución de un Consejo de Seguridad más democrático y más inclusivo.

Esa tarea nos incumbe a todos y debe ser facilitada por el Presidente de la Asamblea General y el Presidente de las negociaciones intergubernamentales, Embajador Tanin. Saludo a ambos afectuosamente, les deseo mucho éxito en esta nueva etapa y les aseguro que siempre podrán contar con una positiva actitud del Representante Permanente de España.

Nuestro objetivo común debe consistir en conseguir una reforma que satisfaga razonablemente al conjunto de los miembros de esta Organización y con la que todos salgamos ganando.

Para ello es condición indispensable, aunque no suficiente, que nos atengamos a las reglas establecidas en la Decisión 62/557 de la Asamblea General.

Sr. Presidente,

Me refiero ahora a su carta de 22 de octubre, prueba incontestable de ese loable interés que usted acredita por hacer progresar la reforma del Consejo.

Como UpC tuvo ocasión de transmitirle por carta de 31 de octubre, su decisión, sin previo aviso, de crear un “Grupo Consultivo” nos produjo dudas, porque no alcanzábamos a entender el carácter, ni los objetivos del mismo.

Algunas interpretaciones posteriores realizadas en público sobre su fin último, añadieron a la perplejidad inicial, una fuerte inquietud.

En este contexto, son muy valiosas las explicaciones que nos ha facilitado en la reunión que concedió ayer a UpC, atendiendo amablemente la petición que le habíamos cursado.

Nos confirmó el carácter exclusivamente consultivo de esa herramienta de apoyo de la que se ha querido dotar, como Presidente de la Asamblea General.

Nos aseguró también que el Grupo carece de un papel negociador y que su mandato no es el de preparar ningún documento que sirva de base a las negociaciones intergubernamentales;
En otras palabras, que el Grupo Consultivo, como no puede ser de otro modo, no circunvendrá las negociaciones intergubernamentales.

Con la tranquilidad que nos aportan estas explicaciones, seguiremos con atención el desarrollo de sus trabajos.

Termino, Señor Presidente, respondiendo al llamamiento que nos hace en su carta de ayer 6 de noviembre asegurándole que tiene en España a una delegación dispuesta a negociar.

Creemos que la posición defendida por el Grupo Unidos por el Consenso es la que mejor se acomoda a las aspiraciones de la inmensa mayoría de los miembros de la Organización.

Por eso, no sólo no rehuimos el debate, sino que aspiramos a poder atraer a muchos miembros a nuestras posiciones.

Esperamos que desde su destacada función y contando siempre con la valiosa colaboración del Embajador Tanin, contribuya usted a sentar unas bases sólidas, para que este periodo de sesiones se acerque o alcance un acuerdo que merezca el respaldo del conjunto de los miembros de la Organización.

Le estaremos muy reconocidos.

Gracias.

2017-01-07T16:43:33+00:00 07/11/2013|Categories: Discursos, España en la ONU|Tags: |