El 13 de junio de 2013 las Cortes Generales aprobaron la ratificación del Tratado de Comercio de Armas por unanimidad. España mostró así su compromiso con la comunidad internacional para establecer un marco normativo internacional, jurídicamente vinculante, que regule el comercio de armas convencionales. 

El Tratado de Comercio de Armas establece un patrón universal basado en reglas internacionales de carácter vinculante para las exportaciones de armamento, que serán aplicadas por las autoridades nacionales de los Estados parte del Tratado. El Tratado tiene como objetivo evitar que el comercio internacional de armas convencionales derive en actos ilícitos y violaciones de los Derechos Humanos.

El instrumento de ratificación será depositado por España en la sede de Naciones Unidas el próximo 2 de abril, aniversario de la adopción del texto del Tratado por la Asamblea General, en un acto conjunto con otros países de la Unión Europea.