Intervención del embajador representante permanente de España, el Sr. Román Oyarzun, ante la ONU en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre prevención de conflictos

Portada/Discursos, España en la ONU/Intervención del embajador representante permanente de España, el Sr. Román Oyarzun, ante la ONU en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre prevención de conflictos

Intervención del embajador representante permanente de España, el Sr. Román Oyarzun, ante la ONU en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre prevención de conflictos

Intervención del embajador representante permanente de España ante las Naciones Unidas, Sr. D. Román Oyarzun, en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre prevención de conflictos: mantenimiento de la paz y seguridad internacionales.

Nueva York, 21 agosto

Señor Presidente,

Mi delegación desea, en primer lugar, expresar su agradecimiento a la Presidencia británica del Consejo de Seguridad por la organización de este debate abierto. Asimismo, desea agradecer la participación de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Sra. Navi Pillay.

España se asocia plenamente a la intervención realizada por la delegación de la Unión Europea y desea hacer las siguientes aportaciones a título nacional.

La situación geopolítica mundial ha cambiado mucho desde que se aprobara la Carta de las Naciones Unidas. También la naturaleza de los conflictos, por lo que es necesario pasar de una cultura de la reacción, que las más de las veces resulta tardía e insuficiente, a una cultura de la prevención. Esta cultura de la prevención requiere voluntad política y recursos suficientes y adecuados.

Sin olvidar que corresponde a los Estados la responsabilidad primaria de adoptar las medidas necesarias para prevenir situaciones de conflicto, es indispensable reconocer que la prevención ha de ocupar un lugar central en los esfuerzos de Naciones Unidas y que la Organización no debe escatimar recursos para apoyar a los Estados a cumplir esta función. El Secretario General así lo ha reconocido: su iniciativa “Rights up-front” es una excelente muestra de ello.

Dentro de la organización, el Consejo de Seguridad tiene una responsabilidad principal y especial a la hora de prevenir y evitar los conflictos armados y los crímenes atroces. La lamentable situación actual ha puesto de relieve las deficiencias del Consejo y debe hacernos reflexionar sobre las medidas a tomar para prevenir tragedias como las que están sucediendo.

Como han insistido hoy muchas delegaciones, el Consejo debe ser capaz de utilizar, con responsabilidad pero con audacia, las herramientas que pone a su disposición la Carta de Naciones Unidas, desde las comisiones de investigación al carácter eminentemente preventivo de las sanciones. Debe asimismo aprovechar los instrumentos de los que se ha ido dotando el Sistema de Naciones Unidas y cuya función preventiva puede ser esencial: desde las Oficinas de los Asesores Especiales del Secretario General a los mecanismos de lucha contra la impunidad y rendición de cuentas, cuya eficacia preventiva también ha sido hoy puesta de relieve.

Señor Presidente,

España ha situado la prevención de conflictos en el centro de su política exterior. Es crucial, en nuestra opinión, adoptar un enfoque integral e inclusivo y prestar la necesaria atención a las causas profundas y estructurales de conflicto y los factores de riesgo, para trabajar en su prevención y asegurar la sostenibilidad de las soluciones alcanzadas.

Por ello voy a concentrarme en dos instrumentos en los que España ha invertido considerable caudal político y financiero: la mediación y la consolidación de la paz.

Estamos comprometidos con la diplomacia preventiva y la mediación como instrumento para la prevención y resolución de conflictos y la consolidación de la paz. Por ello, somos socios fundadores del Grupo de Amigos de la Mediación de NNUU y contribuimos a la Unidad de Apoyo a la Mediación del Departamento de Asuntos Políticos. Asimismo, hemos lanzado junto con Marruecos una Iniciativa para la Mediación en el Mediterráneo, en la que seguimos profundizando.

Como señala el Secretario General en sus informes, para que los esfuerzos de mediación resulten eficaces, deben cumplirse algunas condiciones:

En primer lugar, debe estar basada en un conocimiento profundo del escenario local. Es necesario seguir de cerca la evolución de la situación sobre el terreno, escuchar con atención a los actores locales y decidir el momento oportuno para intervenir.

Por ello, ha de basarse en la apropiación local y ser inclusiva, otorgando cauces de participación a la sociedad civil. Debe garantizarse la participación plena de las mujeres en los procesos de mediación y negociación de acuerdos de paz. El carácter inclusivo de la mediación ha de equilibrarse con la necesidad de que ésta sea eficaz. Debemos valorar cuándo la exclusión o inclusión de ciertos actores puede ser contraproducente.

En tercer lugar, debe asegurarse la coherencia, coordinación y complementariedad entre los actores implicados. Cada actor debe saber reconocer cuándo la intervención de otro puede tener mayor valor añadido y resultar más eficaz. También debemos reconocer cuándo los cauces informales pueden resultar más eficaces que los formales, y utilizarlos. Naciones Unidas puede desempeñar un papel importante de coordinación entre actores e iniciativas, y ser reconocida y actuar como garante último de la mediación.

Muchos conflictos armados siguen patrones cíclicos, por lo que la adopción y ejecución de estrategias eficaces de consolidación de la paz en países que han atravesado un conflicto reciente sin duda ha de contribuir a prevenirlos.

En este sentido, creemos que es importante reconocer el valioso papel que a menudo desempeñan las Operaciones de Mantenimiento de la Paz y las Misiones Políticas Especiales como instrumentos de prevención de conflictos y consolidación de la paz. Incrementar la eficacia de estas misiones redundará en una mayor sostenibilidad y adaptabilidad de los esfuerzos. Por ello, consideramos importante que se continúe trabajando para una adecuada definición de los mandatos, prestando atención al seguimiento y evaluación en el cumplimiento de los mismos, teniendo presentes los recursos disponibles y la evolución de las circunstancias, necesidades y desafíos sobre el terreno; es importante que esta evaluación informe de las decisiones sobre el ciclo de vida de las misiones.

Defendemos además la adecuada capacitación de los efectivos, especialmente en los ámbitos de mujer, paz y seguridad, así como niños afectados por conflictos y consideramos de particular importancia mantener un diálogo regular y sustantivo con los países contribuyentes de tropas.

Asimismo, debe prestarse especial atención al apoyo a países frágiles y post-conflicto para avanzar de forma efectiva en los procesos de Desarme, Desmovilización y Reintegración y Reforma del Sector de Seguridad y al fortalecimiento de estructuras cohesivas, capaces de gestionar la diversidad y la inequidad, estructuras que sean percibidas como legítimas por la población.

Señor Presidente,

Seguimos defendiendo la importancia de la labor de la Comisión de Consolidación de la Paz, de la que España es miembro, en países que atraviesan situaciones de conflicto y post-conflicto, teniendo presente su valor añadido: conocimiento del escenario local y capacidad para impulsar la apropiación de los actores locales. Apoyamos la participación activa en los trabajos de la PBC de los países de su agenda y una relación de colaboración fluida entre la PBC y el CSNU, que aumente la eficacia y coherencia de sus actuaciones complementarias.

Asimismo, España es firme defensora de la Responsabilidad de Proteger y participa activa y constructivamente en los esfuerzos encaminados a avanzar en su aplicación efectiva. Especialmente importante es su segundo pilar, el compromiso de la comunidad internacional de prestar asistencia a los países para que puedan prevenir eficazmente la comisión de crímenes atroces

En definitiva, la prevención de conflictos armados y crímenes atroces constituye una de las prioridades más acuciantes que debe atender el Consejo de Seguridad. Es necesario que sus actuaciones sean sensibles, flexibles y lo suficientemente rápidas para responder y adaptarse a la evolución de las circunstancias y a las señales de alerta temprana sobre el terreno. Asimismo, estas acciones deben estar guiadas por un enfoque a largo plazo.

La resolución que hoy ha adoptado el Consejo es un excelente paso en la dirección correcta. Introduce un buen numero de elementos que contribuirán a superar el actual desfase entre la alerta temprana, que, no lo podemos negar, es una realidad a veces apabullante, y la acción preventiva temprana y eficaz.

Muchas gracias, Señor Presidente.

By | 2017-01-07T16:43:11+00:00 agosto 21st, 2014|Discursos, España en la ONU|Comentarios desactivados en Intervención del embajador representante permanente de España, el Sr. Román Oyarzun, ante la ONU en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre prevención de conflictos

About the Author: