Intervención del ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España en el debate del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la situación en Irak

Portada/Discursos, España en la ONU/Intervención del ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España en el debate del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la situación en Irak

Intervención del ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España en el debate del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre la situación en Irak

Señor Presidente,

Permítame agradecerle la convocatoria y la invitación a este debate para abordar las graves amenazas a las que se enfrenta Irak. Y no sólo Irak.

El terrorismo yihadista representa una amenaza para la comunidad internacional en su conjunto. España lo sabe bien por experiencia propia.

El Consejo de Seguridad tiene la obligación de dar una respuesta firme y eficaz a una amenaza que a todos nos atañe. Felicitamos a los miembros del Consejo por la declaración presidencial aprobada hoy que España suscribe en su integridad.

No podemos permanecer impasibles ante la eliminación sistemática de comunidades enteras y de minorías religiosas ni ante los asesinatos despiadados de rehenes como James Foley, Steven Sotloff y David Haines, que nos estremecen por su crueldad abyecta.

Los autores de esos crímenes deberán responder ante la justicia.

Señor Presidente,

La experiencia nos enseña que una eficaz lucha contra el terrorismo yihadista ha de fundarse en tres elementos indispensables.

En primer lugar, toda intervención internacional debe realizarse sobre la base de los principios que inspiran la Carta de Naciones Unidas y desde el respeto a la legalidad internacional.

El Consejo de Seguridad, ya ha dado un paso muy importante con la Resolución 2170, en la que se manifiesta una voluntad clara e inequívoca de actuar contra los grupos terroristas ISIS y el Frente Al-Nusra.

Esa resolución ofrece una legitimidad que nadie puede poner en duda. Introduce novedades prioritarias para España como la condena de los combatientes extranjeros, y la necesidad de que los Estados cooperen estrechamente para impedir su reclutamiento. España confía en que el Consejo de Seguridad sabrá dar otro paso significativo en esa dirección en el debate de la próxima semana sobre “Combatientes Terroristas Extranjeros”.

España prepara una reforma del código penal, por la que la participación de radicales en conflictos extranjeros pasaría a tipificarse como delito de terrorismo.

En segundo lugar, la comunidad internacional ha de responder a la solicitud del Gobierno legítimo de Irak.

El Primer Ministro Al Abadi ha logrado formar un Gobierno inclusivo. Debemos apoyarle en la consolidación de la soberanía y la unidad territorial de Irak desde instituciones sólidas y participativas. Esta es una condición imprescindible para aunar fuerzas en el combate contra el grupo terrorista que se autodenomina el Estado Islámico de Irak y del Levante.

Finalmente, debemos adoptar una estrategia fundamentada en un amplio consenso entre todos los actores regionales e internacionales. Un primer paso muy relevante en la consecución de este consenso se ha dado en la Conferencia de París celebrada el pasado 15 de este mes, en la que tuve el honor de participar.

Señor Presidente,

España, que mantiene fuertes vínculos de afecto con el pueblo iraquí, asume su parte de responsabilidad en esta empresa. Queremos acompañar al pueblo iraquí en su camino, ahora amenazado, hacia la democracia, la estabilidad, la prosperidad y la paz.

Tenemos que trabajar asimismo con intensidad en diplomacia preventiva, diálogo político y refuerzo de las instituciones. Iniciativas como la Alianza de Civilizaciones y la Mediación en el Mediterráneo, que España lidera, son ejemplos de esta aproximación.

En el ámbito del diálogo, hemos organizado las reuniones de la oposición siria moderada en España. Como ejemplo de refuerzo institucional, quiero destacar nuestro programa MASAR (Camino en árabe) de apoyo a las transiciones en el mundo árabe.

Con el mismo objetivo de adelantarnos a la amenaza yihadista en el norte de África, anteayer 17 de septiembre, España acogió la Conferencia sobre la Estabilidad y el Desarrollo en Libia.

Sr. Presidente,

El Gobierno de España ha hecho hasta ahora un esfuerzo importante para paliar las necesidades básicas del pueblo iraquí. Lo vamos a seguir haciendo. Además, vamos a ayudar al Gobierno y al pueblo de Irak frente a la amenaza yihadista adoptando las siguientes acciones:

  • Apoyar las operaciones mediante la utilización de las bases españolas.
  • Apoyar y participar en las labores de transporte estratégico.
  • Aportar otras capacidades de apoyo aéreo, así como de mando, control e inteligencia.
  • Participar en el asesoramiento y la formación de unidades militares conforme a las prioridades del ejército iraquí.
  • Facilitar equipamiento de material militar al Gobierno legítimo de Iraq.

Termino, Señor Presidente,

La sofisticación y la fuerza creciente del terrorismo yihadista nos sitúan ante una prueba muy exigente y de largo aliento. No valen atajos, ni desfallecimientos. Necesitamos afrontarla con inteligencia y perseverancia. Sobre todo, necesitamos permanecer unidos y actuar unidos.

El pueblo y el gobierno iraquíes y la comunidad internacional cuentan con la plena disposición y la experiencia de España al servicio de esta justa causa.

Muchas gracias.

2017-01-07T16:43:08+00:00 19/09/2014|Categories: Discursos, España en la ONU|