Muchas gracias Sr. Presidente,

Deseo en primer lugar expresarle mi agradecimiento por el interés que está dedicando al tema de la reforma del Consejo de Seguridad en estrecha colaboración con todos los Estados miembros de las NNUU.

Felicitamos cordialmente al Embajador Rattray por su designación como facilitador del proceso de reforma y le deseamos mucho éxito en este importante cometido. España, en línea con la declaración de UpC, le ofrece su pleno apoyo. Deseo también expresar nuestro profundo agradecimiento a su predecesor, el Embajador Tanin, por su trabajo, sus incansables esfuerzos y también por su paciencia durante los años de su mandato.

Después de haber trabajado por largo tiempo en el proceso de reforma del Consejo de Seguridad, mi país ha aprendido que nuestra fortaleza proviene de la unión, mientras que los enfoques y acciones divisivas solo provocan retrasos en la reforma, complicándola aun más. Los Estados miembros de las Naciones Unidas compartimos el objetivo de un Consejo de Seguridad más representativo, responsable, eficaz y democrático, y para conseguir esa meta tenemos que estar dispuestos a considerar nuevas ideas y a tender puentes que acerquen a los distintos grupos y posiciones.

Sr. Presidente,

Estamos ansiosos por ver una versión moderna del Consejo de Seguridad, un Consejo que sea más representativo e influyente, especialmente un Consejo donde los Estados pequeños y los países africanos puedan hacer oír sus voces, al que tengan acceso directo.

España cree que aumentar el número de sus miembros ayudará a que el Consejo sea más representativo. Sin embargo se necesita mucho más que eso: consideramos también necesario aumentar las posibilidades de todos los Estados Miembros de acceder a un asiento en el Consejo de forma periódica. Y la mejor manera de alcanzar ese objetivo es aumentando el número de asientos elegidos; una medida que también haría del Consejo de Seguridad un órgano más democrático y responsable ante todos los Estados Miembros de esta Organización.

Esto no quiere decir que deban crearse nuevos asientos permanentes, ya que creemos que esto no hará que el Consejo sea más representativo. Al contrario, estaríamos creando un Consejo más excluyente en vez de uno más inclusivo, y estaríamos dando la espalda a la necesidad de mayor democracia y mayor responsabilidad.

Necesitamos un Consejo más responsable y más eficaz. Estas dos características van de la mano. España apoya la idea de permitir que aquellos Estados miembros que quieran realizar contribuciones significativas a los trabajos del Consejo puedan servir en este órgano durante periodos más largos de tiempo y acceder al mismo con mayor frecuencia. Los Estados miembros deberán mantener su nivel de compromiso con la paz y la seguridad internacionales. España cree en un Consejo de Seguridad basado en el mérito, no el privilegio.

Sr. Presidente,

Mi país apoya la propuesta de UpC de crear asientos de mayor duración, así como la posibilidad de una re-elección inmediata. Esta fórmula permitiría alargar los periodos de presencia en el Consejo a aquellos Estados que tengan el deseo y la capacidad de contribuir más a sus trabajos.

Para concluir, España quiere reiterar su voluntad de colaborar con otros grupos y Estados miembros de las Naciones Unidas para llegar a una solución óptima que tenga como resultado un Consejo de Seguridad más representativo, responsable, eficaz y democrático.

Gracias Sr. Presidente