Intervención de España en el debate del Consejo de Seguridad de la ONU sobre consolidación de la paz post-conflicto

Portada/Discursos, España en la ONU/Intervención de España en el debate del Consejo de Seguridad de la ONU sobre consolidación de la paz post-conflicto

Intervención de España en el debate del Consejo de Seguridad de la ONU sobre consolidación de la paz post-conflicto

14 de enero de 2015

Agradecimiento a Chile, representado por su MAE, el Sr. Heraldo Muñoz, por la organización de este debate. Agradecimientos al Vicesecretario General Sr. Eliasson y al presidente de la Comisión de Consolidación de la Paz (CCP), Embajador Patriota, por sus intervenciones. Respaldo a la intervención de la UE.

Bienvenida al último informe del SG sobre consolidación de la paz (septiembre de 2014), que llega en un momento oportuno, en el año de la revisión de la Arquitectura de Consolidación de la Paz de NNUU, coincidiendo con el 10ª aniversario de su creación.

Las razones que llevaron a la creación de la Arquitectura de Consolidación de la Paz, y en especial la CCP, son más válidas hoy que nunca. La comunidad internacional debe apoyar y acompañar a los países que salen de un conflicto para evitar que caigan de nuevo en la inestabilidad y la violencia.

España reconoce los esfuerzos y logros del sistema de NNUU en materia de consolidación de la paz en países como Liberia, Sierra Leona, Guinea Bissau y Burundi, que no habrían sido posibles sin el compromiso de los actores nacionales y regionales. Con todo, los casos de Sudán del Sur o RCA han mostrado también que los esfuerzos de consolidación de la paz se enfrentan todavía a notables desafíos.

Esperamos que la revisión que tendrá lugar este año ayude a identificar una serie de factores o elementos clave que puedan guiar las estrategias y actividades en apoyo de los procesos de consolidación de la paz, con el fin de mejorar su eficacia, sobre la base de experiencias y lecciones aprendidas.

Creemos que es crucial entender que la consolidación de la paz es un largo proceso, que requiere una atención sostenida, así como un enfoque holístico o integral, que aborde no sólo aspectos políticos y de seguridad, sino también cuestiones de fortalecimiento institucional, desarrollo, derechos humanos y género.

Las estrategias y acciones en este ámbito han de basarse en un conocimiento profundo de la realidad específica de cada país y sociedad, que permita identificar y abordar las causas estructurales de conflicto, que muchas veces están ligadas a cuestiones de desigualdad, inequidad, exclusión o discriminación.

Es importante asegurar que los procesos de diálogo político sean inclusivos y que todas las fuerzas políticas se impliquen en dichos procesos y se comprometan a resolver sus diferencias de forma pacífica, a través de mecanismos que actúen de forma imparcial.

El Estado debe dotarse de instituciones sensibles a las necesidades de los ciudadanos y percibidas por éstos como legítimas, eficaces y responsables; capaces de cumplir con el contrato social del que deriva su legitimidad. La confianza en el Estado y las instituciones es esencial y se genera cuando los procesos de consolidación de la paz son inclusivos y participativos.

La apropiación del proceso por parte de los actores nacionales, tanto el gobierno como, muy especialmente, la sociedad civil, es también esencial. En este sentido, reviste especial importancia la creación de espacios para el diálogo y la interacción entre actores nacionales. Debe garantizarse la participación plena de las mujeres en estos procesos.

Es vital impulsar la conciliación y coherencia entre las agendas y prioridades de los actores nacionales, de un lado, y de los actores internacionales y regionales, de otro, sobre la base de la situación y necesidades específicas de cada país, un enfoque “desde abajo hacia arriba” y el principio de mutua responsabilidad. También es importante fomentar la coordinación, complementariedad y división del trabajo entre actores.

Asimismo, como señala el SG en su informe, los esfuerzos de consolidación de la paz requieren la movilización de un apoyo financiero, técnico y político predecible, a corto, medio y largo plazo.

Defendemos el valor añadido de la CCP, ligado a su composición única, dado que sienta en torno a una misma mesa a los diversos actores implicados en el proceso; su conocimiento del contexto local; la importancia que otorga al enfoque integral; así como su capacidad para conciliar las posiciones de los diversos actores, mantener su atención sobre el proceso y movilizar recursos en apoyo del mismo.

En especial, la CCP puede mantener la atención de los actores internacionales sobre procesos de consolidación de la paz en países post-conflicto donde no hay crisis urgentes o inmediatas que atender, pero cuya situación sigue siendo frágil e inestable y podrían recaer en la violencia. En este sentido, creemos que la CCP puede desempeñar un valioso papel de apoyo y colaboración con el Consejo de Seguridad, ayudando a fortalecer su función preventiva. Esta colaboración puede ser especialmente útil en la revisión de los mandatos de Operaciones de Mantenimiento de la Paz y Misiones Políticas Especiales, así como en los procesos de transición que afecten a misiones bajo mandato de NNUU.

Reconocemos la creciente asunción de responsabilidades de los actores africanos, incluidas organizaciones regionales y sub-regionales, en apoyo de los procesos de consolidación de la paz, a través de iniciativas como la Política de Reconstrucción y Desarrollo Post-Conflicto y la Iniciativa de Solidaridad Africana de la UA. Abogamos por un refuerzo de la colaboración entre el sistema de NNUU y los actores regionales africanos.

Es necesario abordar el impacto del Ébola en los países más afectados por la enfermedad, Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakry, donde los avances logrados en términos de desarrollo y consolidación de la paz pueden verse severamente afectados. La asistencia internacional para combatir el Ébola en estos países y apoyar la capacidad de respuesta de los países vecinos debe reforzarse.

España, que ha participado activamente en la CCP y es uno de los principales donantes del Fondo de Consolidación de la Paz, trabajará junto a los demás Estados miembros en el proceso de revisión previsto este año y, sobre la base de sus conclusiones y recomendaciones, seguirá trabajando con el fin de maximizar la contribución del sistema de NNUU (y de la CCP en particular) a los procesos de consolidación de la paz, en colaboración con otros actores. Mi país considera que es esencial que los tres procesos de revisión de la “Arquitectura de la Paz” que se desarrollan este año – Operaciones de Mantenimiento de la Paz, Consolidación de la Paz y Mujer, Paz y Seguridad- se desarrollen de forma coordinada y converjan en el elemento de protección, pilar fundamental para todos ellos.

2017-01-07T17:03:50+00:00 14/01/2015|Categories: Discursos, España en la ONU|