Intervención del ERP de España en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre la Protección de Civiles, 30 enero 2015

Portada/Discursos, España en la ONU/Intervención del ERP de España en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre la Protección de Civiles, 30 enero 2015

Intervención del ERP de España en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre la Protección de Civiles, 30 enero 2015

Agradecimientos a las panelistas, Señoras:   

Kyung-wha Kang, Secretaria General Adjunta (OCHA)

Helen Durhan, Directora del Departamento de Derecho Internacional del CICR y LLwad Elman (Somalia) miembro del Grupo de trabajo sobre mujer, paz y seguridad de las ONG´s. 

 

 

Sr. Presidente,

 

(Al repasar la excelente nota de concepto preparada por la presidencia chilena) es casi inevitable pensar en algunas de las noticias que hemos leído en los últimos meses. Por ejemplo, el caso de las niñas yazidíes de 16 o 17 años, víctimas de secuestros, violaciones y torturas por parte de DAESH. Algunas de ellas, después de haber sido liberadas, han optado por quitarse la vida.

Son niñas que nacieron precisamente a finales de los noventa, cuando el Consejo de Seguridad adoptaba las primeras resoluciones sobre protección de civiles; cuando se acordaba el Estatuto de Roma o se autorizaba la primera Misión de Paz dedicada expresamente a la protección de civiles.  

Se dieron entonces pasos importantes, para permitir una reacción de la comunidad internacional ante las agresiones contra la población civil. Sin embargo, no hemos avanzado lo suficiente; al menos, no sobre el terreno. Los conflictos modernos se caracterizan casi sin excepción por los ataques contra civiles: desde actos terroristas indiscriminados hasta el reclutamiento de niños, pasando por la violencia sexual, la toma de rehenes o el uso de explosivos en zonas urbanas, entre otros.

La protección de civiles será el eje principal de nuestra aportación de hoy al panel de alto nivel para la revisión de OMP que dirige el ex presidente Ramos Horta. Sin embargo, más allá de los mandatos – y los medios – de las operaciones de paz, hay que tener en cuenta, como bien apunta OCHA, el cumplimiento del derecho humanitario (incluidas las normas sobre el uso de armas de destrucción masiva); el acceso humanitario, la rendición de cuentas y el papel de los actores no estatales. Durante nuestro bienio en el Consejo de Seguridad España se ha propuesto impulsar esta agenda, con todas las herramientas de que disponemos, desde la rendición de cuentas hasta el régimen de sanciones.

 

Sr. Presidente

 

La Resolución 1325 puso de manifiesto el tremendo impacto que los conflictos armados tienen sobre las mujeres, las amenazas diferenciadas a las que se enfrentan y la necesidad de arbitrar medidas específicas de protección en estos contextos bélicos. Tales contextos exacerban las causas estructurales de discriminación de la mujer en términos de acceso a la sanidad y a la educación, exposición a la violencia sexual, trata, desplazamiento y asilo.

Este año celebramos el XX aniversario de la Conferencia de Pekín, y culminaremos el proceso de elaboración de la nueva agenda de desarrollo. Convergen también en 2015, además de la revisión de las OMP y del régimen de sanciones, los procesos de consolidación de la paz, y la Revisión de la Resolución 1325; todo ello nos brinda una oportunidad única para desarrollar la dimensión de género en la arquitectura de paz y seguridad de las Naciones Unidas. España pondrá todo su empeño en que el Examen de Alto Nivel programado para el próximo mes de octubre incluya entre sus resultados una mejora sustantiva del esquema de protección de los derechos de las mujeres y las niñas en los conflictos armados. Quiero además mostrar el pleno apoyo de mi país al Estudio Global que el Comité de Expertos dirigido por la Sra. Coomaraswamy está elaborando con vistas a dicho Examen.

 

El CS viene centrando su atención en las mujeres como víctimas de los conflictos, y no como líderes de procesos de paz y agentes de cambio en la consolidación de la paz. Aunque los crímenes de violencia sexual se sitúen necesariamente en el centro de la protección de civiles, este órgano tiene que involucrarse más en la exigencia de rendición de cuentas sobre el papel que juegan las mujeres en las conversaciones de paz, en los procesos de mediación, en los acuerdos de alto al fuego, de paz, y en las situaciones post-conflicto en general. La violencia sexual debe ser abordada también en estos acuerdos y en los arreglos de seguridad que contengan elementos de justicia de transición.

El empoderamiento político y económico de las mujeres es crucial para prevenir conflictos a medio y largo plazo y para evitar nuevas violaciones de derechos. Al mismo tiempo, la recepción de una información de calidad en materia de género y sobre la situación específica de cada país en este campo, puede contribuir sustancialmente a que este CS adopte decisiones eficaces para evitar potenciales conflictos.

Para lograrlo, no cabe duda de que la formación juega un papel primordial. Debemos asegurarnos de que todas las unidades que participan en una OMP hayan seguido una formación adecuada y suficiente sobre derechos humanos y cuestiones de género para identificar y prevenir este tipo de violaciones; y que los componentes de derechos humanos de cada Misión estén reforzados y debidamente integrados en los mandatos. Debemos también vigilar que los contingentes estén correctamente preparados para interactuar sobre el terreno con la población local, con las organizaciones de la sociedad civil en general –aprovecho para congratularme de que la sociedad civil intervenga en este debate-, y con las mujeres y niñas en particular. Mi país tiene mucha experiencia en este terreno.

Sr, Presidente,

Tenemos que superar la retórica tradicional relacionada con el expediente “Mujer, Paz y Seguridad”. Estamos obligados a salvar la brecha existente entre ese marco y la realidad sobre el terreno. Debemos profundizar en el seguimiento y en la rendición de cuentas, como uno de los pilares del Estado de derecho, clave para evitar la impunidad que suele caracterizar a los delitos cometidos en conflicto contra mujeres y niñas.  En este marco, quisiera destacar el papel esencial que juega la Corte Penal Internacional en la investigación y persecución de tales crímenes, y por otro lado, el hecho de que el Consejo de Seguridad tenga a su alcance una serie de medidas, incluyendo la remisión de los hechos a la Corte Penal Internacional, para cuyo trabajo mi país expresa todo su apoyo.

 

Sólo en RDC, 400.000 mujeres reconocen cada año haber sido agredidas. Son alrededor de 1.100 mujeres y niñas las que cada día padecen mutilaciones genitales, golpes y agresiones sexuales. Es el caso de Afua, quien fue violada a los 26 años, mientras sostenía a su bebé en brazos. Fue golpeada, humillada y agredida sexualmente por hombres pertenecientes a la milicia de su país. El órgano que vela por la paz y la seguridad en el mundo no puede quedar impasible ante hechos como éste.

 

 

By | 2017-01-07T17:03:48+00:00 febrero 4th, 2015|Discursos, España en la ONU|Comentarios desactivados en Intervención del ERP de España en el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre la Protección de Civiles, 30 enero 2015

About the Author: