Declaración del Grupo Internacional de Apoyo a Siria

Portada/Sala de prensa/Comunicados MAEC/Declaración del Grupo Internacional de Apoyo a Siria

Declaración del Grupo Internacional de Apoyo a Siria

18/05/2016

Alemania, Arabia Saudí, Australia, Canadá, China, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, España, los Estados Unidos, Francia, Irán, Iraq, Italia, Japón, Jordania, Líbano, la Liga Árabe, las Naciones Unidas, Omán, la Organización de Cooperación Islámica, Países Bajos, Qatar, el Reino Unido, Rusia, Turquía y la Unión Europea, reunidos en Viena el 17 de mayo de 2016 como Grupo Internacional de Apoyo a Siria (GIAS), reafirmaron la determinación del GIAS por fortalecer el cese de las hostilidades, por garantizar el acceso humanitario pleno y sostenido en Siria y por asegurar el progreso hacia una transición política pacífica.
Cese de Hostilidades
Los miembros, subrayando la importancia de un cese total de las hostilidades para disminuir la violencia y salvar vidas, destacaron la necesidad de consolidar el cese ante los serios desafíos que ha sufrido, especialmente durante las últimas semanas. Los miembros acogieron con satisfacción la Declaración Conjunta del 9 de mayo de los copresidentes del grupo de trabajo del cese de hostilidades, la Federación de Rusia y los Estados Unidos, volviéndoles a encomendar que intensifiquen los esfuerzos para asegurar el cumplimiento del cese de hostilidades en toda la nación. En este sentido, dieron la bienvenida a los trabajos en curso de ese grupo de trabajo y otros mecanismos para facilitar el fortalecimiento del cese, tales como el Centro de Operaciones de las Naciones Unidas y la Célula de Coordinación Ruso-Estadounidense en Ginebra.
Los miembros del GIAS instaron a las partes al cumplimiento pleno de los términos del cese, incluyendo el fin de las operaciones ofensivas, y se comprometieron a utilizar su influencia con las partes que han aceptado el cese para obtener este cumplimiento. Además, el GIAS hace un llamamiento a todas las partes que han aceptado el cese para que se  abstengan de responder desproporcionadamente a provocaciones y para que den muestras de contención. Si los compromisos de las partes en el cese no se cumplen de buena fe, las consecuencias podrían llegar a la vuelta a la guerra a gran escala, algo en que todos los miembros del GIAS coinciden en que no sería en interés de nadie. Cuando los co-presidentes estimen que una de las partes en el cese de las hostilidades ha seguido un patrón de conducta de incumplimiento persistente, el grupo de trabajo puede informar de tal comportamiento a los ministros del GIAS, o a aquellos que los ministros designen, para que determinen las acciones apropiadas, incluyendo la exclusión de dichas partes de las disposiciones del cese y de la protección que les brinda. Por otra parte, el incumplimiento del cese de hostilidades y/o de la concesión de acceso para la entrega de ayuda humanitaria aumentará la presión internacional sobre los que no cumplan con estos compromisos.
Tomando nota de los llamamientos anteriores del GIAS y de la Resolución 2254 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) de 18 de diciembre de 2015, adoptada por unanimidad, el GIAS reiteró su condena a los ataques indiscriminados por cualquier parte en el conflicto. El GIAS expresó su grave preocupación por el creciente número de víctimas civiles en las últimas semanas, dejando claro que los ataques contra la población civil, incluidos los ataques a instalaciones médicas, por cualquiera de las partes son totalmente inaceptables. El GIAS tomó nota del compromiso de marzo de 2016 del gobierno sirio de no hacer uso indiscriminado de la fuerza e instó al cumplimiento de ese compromiso. El GIAS se ha comprometido a intensificar sus esfuerzos para lograr que las partes pongan fin a cualquier otro uso indiscriminado de la fuerza y ha celebrado el compromiso de la Federación de Rusia en la Declaración Conjunta del 9 de mayo de “trabajar con las autoridades sirias para reducir al mínimo las operaciones de aviación sobre áreas habitadas predominantemente por civiles o por partes en el cese de hostilidades, así como el compromiso de los Estados Unidos de intensificar su apoyo y asistencia a los aliados en la región para ayudarles a impedir el flujo de combatientes, armas o apoyo financiero a organizaciones terroristas a través de sus fronteras “.
El GIAS, recordando que Daesh y el Frente Al Nusra son designados por el CSNU como organizaciones terroristas, instó a la comunidad internacional a hacer todo lo posible para evitar que llegue a estos grupos cualquier apoyo material o financiero y a disuadir a cualquiera de las partes en el cese de hostilidades a combatir en colaboración con ellos. El GIAS apoya los esfuerzos de los copresidentes del  grupo de trabajo del cese de hostilidades por desarrollar un entendimiento común sobre la amenaza que suponen y por delimitar el territorio controlado por Daesh y el Frente Al Nusra y por considerar la forma de hacer frente de manera decisiva a la amenaza que Daesh y el Frente Al Nusra suponen para Siria y para la seguridad internacional. El GIAS subrayó que, al ejecutar acciones contra estos dos grupos, las partes deben evitar cualquier ataque contra las partes en el cese y contra la población civil de conformidad con los compromisos que figuran en la declaración conjunta de la Federación de Rusia y los Estados Unidos de 22 de febrero.
El GIAS también prometió su apoyo para procurar que el cese de hostilidades se transforme en un alto el fuego más amplio a nivel nacional en paralelo con los avances en las negociaciones para una transición política entre las partes sirias en consonancia con el Comunicado de Ginebra de junio de 2012, las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y las decisiones del GIAS.
Asegurar el acceso humanitario
Desde la última reunión del GIAS, las Naciones Unidas, en coordinación con el Comité Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja Árabe Siria, ha prestado asistencia a 255.000 personas en zonas sitiadas y 473.000 en zonas de difícil acceso. Sin embargo, el gobierno sirio aún tiene pendiente permitir el acceso a muchos lugares, incluyendo un número de comunidades sitiadas en Damasco rural, en contravención de la Declaración de Múnich. Se ha negado a poblaciones necesitadas el acceso de los equipos de evaluación de las Naciones Unidas y de la asistencia crítica para salvar vidas, incluyendo suministros médicos y personal para garantizar su uso adecuado. Aunque se han realizado algunas evacuaciones médicas de urgencia, muchos casos se han retrasado o denegado.
Los miembros del GIAS reafirmaron que los asedios a la población civil en Siria son una violación del derecho internacional humanitario y pidieron el levantamiento inmediato de todos los asedios. El GIAS se ha comprometido a utilizar su influencia con todas las partes sobre el terreno y en coordinación con las Naciones Unidas para asegurar el acceso humanitario inmediato, sin trabas y sostenido en toda Siria, y para permitir que la ayuda humanitaria llegue a todas las personas necesitadas, particularmente en todas las zonas sitiadas y de difícil acceso, tal como las define la ONU y según exhorta la resolución del CSNU 2254. Tal como exhorta la resolución del CSNU 2258, los cruces fronterizos que sean necesarios para el socorro humanitario deben permanecer abiertos.
El GIAS insistió en medidas concretas para permitir la prestación de servicios de asistencia humanitaria urgente en las siguientes ubicaciones: Arbeen, Darraya, Douma, Harasta oriental, Mouadhimiyeh, Zabadin y Zamalka. Deben continuar las entregas humanitarias regulares de acuerdo con los planes mensuales de Naciones Unidas en todas las demás áreas sitiadas y de difícil acceso, incluyendo Fouah, Kefraya, Kafr Batna, Ein Terma, Hammura, Jisrein, Madaya, Zabadani y Yarmouk. El GIAS pide al Programa Mundial de Alimentos que si, a partir del 1 de junio, a la ONU se le niega el acceso humanitario a cualquiera de las áreas sitiadas designadas, lleve a cabo de inmediato un programa de puentes aéreos y descargas aéreas en todas las áreas que lo necesiten. El GIAS se compromete a apoyar un programa de este tipo y pide a todas las partes en el cese de hostilidades que le proporcionen un entorno seguro. Las entregas por vía aérea también deben continuar en Dayr al-Zour. El GIAS destacó que dicho acceso, al igual que en otras áreas, debe continuar durante todo el tiempo que persistan las necesidades humanitarias. El acceso humanitario a estas áreas más urgentes será un primer paso hacia el pleno acceso, sostenido y sin obstáculos en todo el país.
Los miembros del  GIAS esperan con gran interés el plan de Naciones Unidas de entregas humanitarias prioritarias para junio e instan al gobierno a aprobarlo con rapidez y en su totalidad para recuperar el tiempo perdido. Todos los miembros del GIAS se comprometen a trabajar juntos inmediatamente con las partes sirias para asegurar que no haya retraso en la concesión de la autorización y cumplimiento de todas las peticiones de acceso de la ONU consistentes con la resolución del CSNU 2254, párrafo 12.
El GIAS reafirmó que el acceso humanitario no debe beneficiar a ningún grupo en particular sobre cualquier otro, sino que debe ser otorgado por todas las partes para todas las personas necesitadas, en total conformidad con la resolución del CSNU 2254. La ayuda humanitaria debe ser entregada sobre la base de la necesidad, para el número de beneficiarios especificados por la ONU, con el paquete completo de artículos alimentarios, médicos, quirúrgicos, no alimentarios, de saneamiento, agua y cualesquiera otros bienes necesitados con urgencia según determine la ONU. La prestación de servicios de salud móviles y la evacuación de los casos de urgencia médica deben ser facilitadas por todas las partes según criterios de urgencia y de necesidad únicamente.
El GIAS pidió a la ONU que informe cada semana, en beneficio del grupo de trabajo, sobre los progresos realizados en la aplicación del plan mencionado anteriormente, de manera que en caso de retardos de acceso o ausencia de aprobaciones, los miembros relevantes del GIAS puedan utilizar su influencia para presionar a la parte o partes requeridas para que proporcionen esa aprobación y ese acceso. El GIAS decidió además que, en los casos en que se niega sistemáticamente el acceso humanitario, sea de forma total, sea por la prohibición de la entrega de determinadas categorías de ayuda humanitaria, sea por desacuerdos sobre el número de beneficiarios, el GIAS, con el acuerdo de los copresidentes, puede informar al Consejo de Seguridad a través del enviado especial de la ONU para Siria.
Los copresidentes y participantes del GIAS se comprometieron a garantizar que los convoyes de ayuda humanitaria se utilizan únicamente con fines humanitarios. Las organizaciones internacionales humanitarias, en particular las Naciones Unidas, desempeñarán el papel central en la organización de la vigilancia y de la distribución sostenida e ininterrumpida de la ayuda, en sus gestiones con el gobierno sirio, con la Media Luna Roja Árabe Siria, con la oposición y con las poblaciones locales.
Alentamos a la comunidad internacional y a las Naciones Unidas a intensificar los esfuerzos para satisfacer las necesidades de los desplazados internos en toda Siria, sin perder de vista el imperativo de asegurar las condiciones para el retorno seguro de los refugiados, incluso durante la transición, de conformidad con todas las normas de derecho internacional humanitario y teniendo en cuenta los intereses de los países de acogida.
Avanzar hacia una transición política
El GIAS reiteró el objetivo de cumplir con la fecha-objetivo del 1 de agosto establecida por la Resolución 2254 del CSNU para que las partes lleguen a un acuerdo sobre un marco para una transición política genuina, que incluya un órgano de gobierno transitorio con plenos poderes ejecutivos amplio, incluyente y no sectario. En este sentido, dieron la bienvenida al “Resumen del Mediador” emitido por el enviado especial de la ONU, Staffan de Mistura, el 27 de abril después de la tercera ronda de conversaciones intra-sirias y respaldaron en particular los “Elementos comunes de transición política” señalados en el informe, así como las “cuestiones fundamentales para una transición viable” contenidas en el anexo 1 del informe, que pueden servir de base para la siguiente ronda de negociaciones intra-sirias. El GIAS toma nota de que las partes han aceptado una transición política que será supervisada por un órgano de gobierno de transición formado sobre la base del consentimiento mutuo e investido de plenos poderes ejecutivos, para asegurar la continuidad de las instituciones gubernamentales, de conformidad con la resolución 2254 del CSNU. Sobre la base del Comunicado de Ginebra, el GIAS instó a las partes a cooperar de manera constructiva con el enviado especial de la ONU en el tratamiento de las cuestiones fundamentales para una transición, según lo establecido por el enviado especial. Los miembros del GIAS creen que las partes deben volver a las negociaciones sobre esa base en un momento apropiado.
Todos los miembros del GIAS reafirmaron que la transición política en Siria debe ser asumida y dirigida por los sirios, y expresaron su compromiso inequívoco y unido para facilitar el inicio de la transición política en Siria no después del periodo de dieciocho meses establecido en la resolución 2254 (2015) y las declaraciones anteriores del GIAS de 30 de octubre y 14 de noviembre de 2015 y de 11 de febrero de 2016. El GIAS también solicita al enviado especial de la ONU para Siria de Mistura que facilite acuerdos entre las partes sirias para la liberación de los detenidos. El GIAS llama a todas las partes que tengan en su poder detenidos a proteger la salud y la seguridad de las personas bajo su custodia.

2017-01-07T17:03:16+00:00 18/05/2016|Categories: Comunicados MAEC|