Intervención de España en el CSNU sobre Bosnia y Herzegovina

Portada/Consejo de Seguridad/Intervención de España en el CSNU sobre Bosnia y Herzegovina

Intervención de España en el CSNU sobre Bosnia y Herzegovina

Intervención del Embajador Adjunto Juan Manuel González de Linares
BOSNIA Y HERZEGOVINA
(CS-03.05.16)

Deseo, en primer lugar, saludar la presencia, una vez más entre nosotros, del Alto Representante, Embajador Valentin Inzko.  Hemos tomado buena nota del contenido del nuevo Informe semestral del Alto Representante, y de su presentación aquí hoy.

Me gustaría comenzar reiterando el apoyo de España a la labor que desarrolla la Oficina del Alto Representante.  La celebración el año pasado del vigésimo aniversario de los Acuerdos de Dayton, nos permite hoy analizar la situación en Bosnia y Herzegovina con la debida perspectiva, valorando los logros conseguidos, pero sin perder de vista los desafíos todavía existentes.

Así, tomamos nota de las apreciaciones del Alto Representante sobre los pasos dados por el país durante estos últimos seis meses con el objetivo de avanzar hacia el cumplimiento de los cinco objetivos y las dos condiciones establecidas para la conclusión de su mandato. Hacemos desde aquí un nuevo llamamiento a todos los actores políticos en Bosnia y Herzegovina para que redoblen sus esfuerzos de forma que se pueda seguir avanzando en la consecución de todos ellos lo antes posible.

Constatamos con satisfacción el positivo papel que desempeña la Misión EUFOR Althea, tanto en el apoyo a las autoridades de Bosnia y Herzegovina para el mantenimiento de la situación de seguridad, como en su papel de formación y creación de capacidades. Esta Misión sigue constituyendo, en el contexto actual, un elemento necesario para garantizar la estabilidad del país.

Por otra parte, reiteramos nuestro pleno apoyo a la labor del Tribunal Penal Internacional para la Ex Yugoslavia así como del Mecanismo Residual. Esperamos, en este sentido, que sus decisiones no sean utilizadas por determinados grupos de forma partidista con el fin de exacerbar las tensiones en el país.
Desde que este Consejo se reuniera hace seis meses para analizar la situación en Bosnia y Herzegovina, el país ha conocido una dinámica política positiva que ha permitido, en el ámbito exterior, reforzar el diálogo con países vecinos y fortalecer la cooperación transfronteriza. Así lo demuestra por ejemplo el Acuerdo fronterizo alcanzado con Montenegro. además de proseguir, en el ámbito interno, con los esfuerzos para avanzar.

Este momento político positivo se ha traducido, además, en el plano interno en una serie de avances y reformas que le permiten continuar su camino hacia la integración europea.
En este sentido, la reciente presentación de la candidatura de Bosnia y Herzegovina a la UE debe ser valorada con cautela, dado que, como se ha señalado anteriormente, todavía queda mucho por hacer: sigue siendo necesario continuar con la implementación efectiva del mecanismo de coordinación interinstitucional, con la adaptación del Acuerdo de Estabilización y Asociación y con la Agenda de Reformas. Esperamos sin duda que los avances en estos ámbitos se traduzcan, a la mayor brevedad, en mejoras concretas para la población y sean también perceptibles en la situación socioeconómica del país en su conjunto.
Los avances realizados no pueden hacernos olvidar de la serie de cuestiones pendientes todavía por resolver y que nos muestran que queda todavía un gran camino por recorrer. Así por ejemplo, la publicación de los resultados del censo de 2013, asunto clave para la funcionalidad política del país, la situación de Mostar o la actuación de las autoridades de la Republika Srpska, que impiden con su actitud que se avance en el registro de propiedades ubicadas en su territorio a favor del Estado.
No podemos olvidar que, ademáss de las reformas, el quehacer político ha de tener también por meta e inspiración el progreso y los avances del país y de sus ciudadanos, y ser coherente con el espíritu de las reformas. Por ello, resulta especialmente preocupante la retórica divisiva que siguen manifestando algunos representantes políticos, especialmente en la Republika Srpska. Junto a esta retórica, las amenazas de referéndum en esta entidad suponen un auténtico desafío a la soberanía y a la integridad territorial del país, constituyendo un peligro para el sistema establecido desde los Acuerdos de Dayton.

En este sentido, España sigue apoyando sin matices la integridad territorial, la soberanía y la unidad de Bosnia y Herzegovina, así como la necesidad de respetar en todas las actuaciones de los responsables políticos el imperio de la ley y el principio de legalidad. Éste último constituye un elemento insustituible no sólo de la convivencia pacífica en el país, sino también de las necesarias relaciones constructivas y de cooperación con los vecinos. El respeto a estos principios básicos en cualquier comunidad política son la única base posible sobre la que se podrá avanzar en el proceso de integración europea de Bosnia y Herzegovina.
Por último, no podemos olvidar que, de la estabilidad política de Bosnia y Herzegovina depende, en gran medida, la estabilidad del conjunto de la región.

By | 2017-01-07T17:03:18+00:00 mayo 5th, 2016|Consejo de Seguridad|Comentarios desactivados en Intervención de España en el CSNU sobre Bosnia y Herzegovina

About the Author: