Intervención del SEAEX en el debate abierto del Consejo de Seguridad contra los relatos e ideologías del terrorismo

Portada/Carrusel fotográfico, Discursos, España en la ONU/Intervención del SEAEX en el debate abierto del Consejo de Seguridad contra los relatos e ideologías del terrorismo

Intervención del SEAEX en el debate abierto del Consejo de Seguridad contra los relatos e ideologías del terrorismo

DISCURSO SEAEX EN CS: CONTRA LOS RELATOS E IDEOLOGIAS DEL TERRORISMO

NUEVA YORK, 12 DE MAYO

 

Quisiera comenzar agradeciendo a Egipto, como Presidencia temporal del Consejo de Seguridad, la iniciativa de organizar esta sesión dedicada a la acción de la comunidad internacional para contrarrestar los relatos y las ideologías del terrorismo.

 

Hoy nos hemos levantado con la noticia de un nuevo atentado en Bagdad, que ha causado más de  sesenta víctimas mortales. La mayoría de las víctimas eran mujeres que se dirigían a realizar sus compras diarias. Una vez más, la vida cotidiana de los ciudadanos  se ha visto truncada de modo trágico. Quiero enviar mi más sincero pésame al pueblo y a las autoridades de Iraq, y a su Embajador aquí presente.

 

A lo largo de la historia se constata que “para que el mal triunfe es suficiente con que los buenos no hagan nada”. Esa opción no existe. Hemos actuado y vamos a seguirlo haciendo. Y vamos a actuar unidos.

 

Por ello, quiero felicitar a la Presidencia egipcia por la Declaración que acabamos de aprobar. Con ella, pasamos de las palabras a los hechos. Hoy mismo estamos dando un paso adelante para responder a la perversa narrativa del Terror. Hoy empezamos también, de forma concertada, a tomar medidas que permitan, como hemos establecido hace unos momentos, establecer el 30 de abril de 2017 un “Marco internacional global” con recomendaciones y buenas prácticas, que permitirá a la comunidad internacional disponer de una herramienta eficaz para presentar un frente común. Por hábiles que se muestren los terroristas, es imposible que consigan un mensaje más atractivo que el nuestro si actuamos unidos.

 

Para ello, necesitamos actuar en varios frentes:

 

En primer lugar, cuando se trata de terrorismo, los Estados tienen la obligación de impedir su propaganda y enaltecimiento, comenzando por tipificar penalmente la apología y la incitación al terrorismo. En este contexto es necesario vigilar e impedir la acción de quienes realizan esa conducta de apología y de incitación al terrorismo actuando dentro de organizaciones sociales, centros educativos o centros religiosos. También debemos impedir esa actuación en las nuevas tecnologías de información, en internet y en las redes sociales. Para ello, necesitamos tanto una legislación apropiada, como una actuación decidida y el apoyo de los agentes sociales. En el caso de las nuevas tecnologías de información, es esencial contar con la colaboración de los suministradores de servicios para retirar los contenidos de carácter criminal.

 

En segundo lugar es evidente que la comunidad internacional necesita también plantearse y ganar la batalla de las ideas. En este marco se trata de hacer frente tanto a la difusión de propuestas que sirven y apoyan directamente al terrorismo, como a los relatos de un extremismo violento que, al menos en ocasiones, no cruza la barrera de lo delictivo. En este caso la acción que debemos proponernos tiene un carácter diferente: necesitamos rebatir las ideas y contraponerles un relato positivo.

 

Es necesario contrarrestar y destruir la imagen que de sí mismos quieren dar los terroristas y quienes simpatizan con ellos. En el caso de los terroristas y de los extremistas violentos que proclaman como fundamento de su actividad una creencia religiosa –que Egipto nos ha propuesto como uno de los temas de nuestro examen-, es necesario contraponerles el testimonio de los verdaderos líderes religiosos. El objetivo es señalar la falsedad de los argumentos de esos grupos terroristas, su carencia de una auténtica base religiosa y el hecho de que tergiversan los mensajes de la religión para servir a sus fines y objetivos de dominación política totalitaria.

 

Junto a ello, la comunidad internacional debe presentar los valores positivos en los que encuentra su fundamento: la convivencia pacífica, el pluralismo, la libertad de cada persona para elegir las ideas y principios con los que aspira a guiar su vida, la libertad de creencias y de ideas, y la libertad de opinión. Estos son los valores en los que la mayoría de los seres humanos confía. Es importante ponerlos en primer término de la defensa de nuestras sociedades y contraponerlo a la intolerancia y la propaganda del odio de los grupos terroristas y extremistas violentos.

 

En este punto nos encontramos con una tarea que se enmarca principalmente en el contexto del combate y la prevención del extremismo violento. La cuestión es hacer frente a unas falsas ideas con las ideas de convivencia y pluralismo que defienden nuestros ciudadanos y nuestras sociedades. Y por lo tanto se trata de un objetivo a largo plazo, cuyos resultados se verán al cabo de un proceso dilatado, pero que necesitamos empezar hoy mismo.

 

Para llevar adelante esta tarea, necesitamos basarnos en el apoyo de los líderes de las comunidades, de los líderes religiosos, de los profesores y educadores, de los formadores de opinión, los defensores de los Derechos Humanos y los medios de comunicación, así como de las familias. Sabemos que en la propia sociedad, en la sociedad civil, existen fuerzas morales y voces autorizadas que se alzan contra el terrorismo y el extremismo violento; y debemos identificar esas voces. Además de contar con los líderes y voces creíbles y autorizadas, es importante integrar a los grupos y colectividades que conocen los problemas y que desean aportar sus propuestas: los jóvenes, las mujeres, los estudiantes y las diferentes organizaciones de la sociedad civil. Los Gobiernos deben no solamente concertarse entre sí, sino también proporcionar a esos agentes sociales promotores de la paz y del entendimiento el apoyo y la difusión que necesitan.

 

Aquí quiero hacer una mención especial al destacado papel que las víctimas del terrorismo pueden desempeñar en la elaboración y puesta en práctica de una contra-narrativa eficaz, por una triple vía: poniendo rostro al dolor; deteniendo el ciclo del odio con su renuncia a la venganza y dando vigor moral al Estado de derecho y a sus instituciones, en las cuales depositan su confianza para recibir la justicia que solicitan.

 

(PROPUESTAS)

A partir de la experiencia nacional de mi propio país, España, deseo presentarles algunas propuestas concretas para avanzar en este camino.

 

En el campo de la prevención, España como copatrocinador de la Alianza de Civilizaciones de Naciones Unidas y miembro fundador del KAICIID, atribuye gran importancia al diálogo intercultural e interreligioso como herramienta para la prevención de la radicalización violenta y para hacer frente a los relatos del extremismo violento y el terrorismo.

 

En dicho sentido, en el reciente Foro de la Alianza de Civilizaciones celebrado en Baku, el Ministro de Asuntos Exteriores de España presentó varias propuestas en dicho ámbito, de las que querría destacar tres:

 

  1. La creación de un “Comité para la Tolerancia y Mensajes Positivos en Internet”, como órgano colegiado supranacional público-privado en el que estén las principales empresas de internet, que sirva para la divulgación efectiva y rápida de imágenes, videos y juegos que promuevan la tolerancia y el respeto entre culturas y religiones. Las voces de la paz deben oírse más fuerte que las del odio.

 

  1.  La elaboración de una “Guía de Buenas Prácticas en Educación y Diversidad para la Integración Social”, para que puedan ser conocidas y desarrolladas por todos los países.

 

  1. Una “Plataforma de Líderes Religiosos por la Paz”, especialmente en las zonas en conflicto.

 

También existen acciones de gran potencial en el marco de Naciones Unidas y los distintos marcos regionales. En este respecto, quiero subrayar que sería muy valioso proceder al reforzamiento del Portal de Víctimas del Terrorismo de Naciones Unidas, que ya ha alcanzado una amplia difusión y que con el apoyo necesario podría ser una herramienta útil también en los ámbitos de la educación y las escuelas y centros de enseñanza para el objetivo del que hoy nos ocupamos.

 

Pienso que este debate no puede separarse completamente de las iniciativas que estamos promoviendo y negociando casi en paralelo, como son el Plan de Acción para la Prevención del Extremismo Violento del Secretario General de Naciones Unidas y el próximo Examen de la Estrategia Global contra el Terrorismo de Naciones Unidas. Asimismo, también convergen en esta dirección los esfuerzos resultantes de la Cumbre contra el Extremismo Violento de la Casa Blanca (19 de febrero de 2015) y de la Cumbre contra ISIL/DAESH y el Extremismo Violento de Nueva York (29 de septiembre de 2015).

 

En este proceso se ha registrado una gran convergencia de la comunidad internacional respecto a los objetivos que hemos de alcanzar y también respecto a las medidas más importantes que debemos adoptar. Y esas propuestas para el combate contra el extremismo violento tienen también una relevancia directa para la elaboración de relatos para contrarrestar los relatos y las ideologías del terrorismo y del extremismo violento. Es cierto que se han registrado divergencias en cuanto a la interpretación del fenómeno del extremismo violento y de las posibles condiciones que lo favorecen y que impulsan su desarrollo. Pero creo, que aún si seguimos debatiendo sobre estas diferencias de interpretación, es importante que también nos centremos en los puntos de acuerdo sobre acciones prácticas.

 

(A MODO DE CONCLUSIONES)

En este sentido, considero que sería importante continuar con este esfuerzo compartido de reflexión mediante conferencias regionales, en las cuales puede resultar más factible encontrar la manera de acordar programas de actuación sobre la base de esa amplia coincidencia que observamos en el marco de la comunidad internacional.

 

También sería importante un diálogo entre regiones vecinas que comparten el problema de enfrentarse a los relatos y las ideologías del terrorismo, un diálogo para compartir puntos de vista sobre retos que son comunes. En este sentido, como representante de un país europeo y miembro de la Unión Europea, creo que Europa tendría un gran interés en realizar ese diálogo y un intercambio serio de propuestas con nuestros vecinos del Sur del Mediterráneo y también con otras regiones, como el Sahel, los países del África subsahariana o los países de Asia. Al mismo tiempo, diálogos e intercambios semejantes en este ámbito podrían realizarse en otros espacios regionales e interregionales. En España y a través de nuestra Casa Árabe, hemos lanzado una experiencia particular invitando a los países árabes a presentar sus estrategias contra el radicalismo violento. El primer caso fue Mauritania y ello nos ha permitido conocer la experiencia de este país, especialmente exitosa en la reinserción de antiguos terroristas a través de programas en sus cárceles. Seguirán otros casos.

 

Este proceso se vería beneficiado por la existencia de una figura que desde las Naciones Unidas unificara las propuestas y diera seguimiento a los acuerdos alcanzados. Como hemos señalado en contextos semejantes, la designación de un Representante Especial del Secretario General de NNUU para el combate y la prevención frente al Extremismo Violento permitiría reforzar la capacidad de respuesta de la Comunidad Internacional.

 

Creo que este enfoque de procedimiento, en el que pasaríamos de un acuerdo básico de la comunidad internacional, reflejado en esta reunión de hoy del Consejo de Seguridad, a una reflexión en los contextos regionales ampliados, de carácter práctico y orientada a la elaboración de programas efectivos, podría ser la base para elaborar una Estrategia internacional integral con la cual contrarrestar los relatos y las ideologías de los grupos terroristas. En este sentido, sí se obtienen los resultados buscados, el Consejo de Seguridad podría reunirse de nuevo en el plazo de un año, para finalizar y adoptar tal Estrategia.

 

Muchas gracias.

 

2017-01-07T17:03:16+00:00 11/05/2016|Categories: Carrusel fotográfico, Discursos, España en la ONU|