Ayer en Alicante, con ocasión de la celebración de la I conferencia internacional sobre diplomacia preventiva en el Mediterráneo, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, mantuvo encuentros bilaterales con tres de los candidatos a la secretaría general de Naciones Unidas: Natalia Gherman, ex ministra de asuntos exteriores e integración europea de Moldavia; Irina Bokova, directora general de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y ex ministra de asuntos exteriores de Bulgaria; y António Guterres, ex primer ministro de Portugal y ex alto comisionado de Naciones Unidas para los refugiados. Hoy en la sede del departamento en Madrid el ministro ha celebrado una reunión con otra de las candidatas, Helen Clark, administradora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ex primera ministra de Nueva Zelanda.

España, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, tiene una responsabilidad especial en la selección de candidatos al puesto de secretario general de Naciones Unidas y asume el cometido de contribuir a que el Consejo proponga a la Asamblea General la persona o personas idóneas para el puesto entre los candidatos concurrentes.

Los candidatos han expuesto los conceptos y principios en que basarían su ejercicio del cargo de secretario general de Naciones Unidas en caso de resultar elegidos.

El ministro por su parte ha trasladado a sus interlocutores la posición española favorable a un proceso de selección transparente y a que en la decisión de la Asamblea General se tengan en cuenta los méritos de cada candidato, así como criterios geográficos y de género equitativos y equilibrados.