Madrid, 10 de agosto de 2016. Los Gobiernos de Alemania, España, los Estados Unidos, Francia, Italia y el Reino Unido expresan su preocupación por las informaciones relativas a la creciente tensión en torno a la instalación petrolera de Zueitina, en la costa central de Libia. Manifiestan su apoyo a los esfuerzos del Gobierno de Acuerdo Nacional para resolver pacíficamente las interrupciones en las exportaciones de energía de Libia, y hacen hincapié en que el control de todas las instalaciones debe ser devuelto, incondicionalmente y sin reservas ni retraso alguno, a las autoridades nacionales legítimamente reconocidas como tales por la Resolución 2259 del Consejo de Seguridad de la ONU. Los Gobiernos hacen un llamamiento a todas las partes para que se abstengan de acciones hostiles y eviten cualquier acción que pueda dañar o perturbar las infraestructuras energéticas de Libia.

Los gobiernos de Alemania, España, los Estados Unidos, Francia, Italia y el Reino Unido reafirman su total apoyo al Gobierno de Acuerdo Nacional. Tal y como subraya la Resolución 2278 del Consejo de Seguridad de la ONU, las instituciones financieras del Estado libio y la Corporación Nacional de Petróleo deben trabajar en beneficio de todos los libios. El Gobierno de Acuerdo Nacional debe trabajar con la Corporación Nacional de Petróleo para restaurar la producción de petróleo y así poder reconstruir la economía de Libia. Restaurar las exportaciones de petróleo es vital para generar ingresos que permitan cubrir las necesidades básicas del pueblo libio, incluyendo electricidad, salud e infraestructuras. En su propio interés, todos los libios deben apoyar plenamente los esfuerzos liderados por el Gobierno de Acuerdo Nacional para proveer estos servicios clave para el pueblo de Libia.