España firma el Protocolo de Nagoya y el Protocolo de Nagoya-Kuala Lumpur

//España firma el Protocolo de Nagoya y el Protocolo de Nagoya-Kuala Lumpur

España firma el Protocolo de Nagoya y el Protocolo de Nagoya-Kuala Lumpur

El representante permanente España ante la ONU, el embajador Juan Pablo de Laiglesia, ha firmado el Protocolo de Nagoya, sobre el acceso a los recursos genéticos y participación justa y equitativa en los beneficios que deriven de su utilización, y el Protocolo de Nagoya-Kuala Lumpur, sobre responsabilidad y compensación.
España firma el Protocolo de Nagoya y el Protocolo de Nagoya-Kuala Lumpur

 

El representante permanente España ante la ONU, el embajador Juan Pablo de Laiglesia, ha firmado el Protocolo de Nagoya, sobre el acceso a los recursos genéticos y participación justa y equitativa en los beneficios que deriven de su utilización, al Convenio sobre Diversidad Biológica; y el Protocolo de Nagoya-Kuala Lumpur, sobre responsabilidad y compensación, suplementario al Protocolo de Cartagena sobre la seguridad de la biotecnología. La ceremonia de firmas se ha celebrado en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

El Protocolo de Nagoya fue adoptado en la décima Sesión de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica, celebrada en Nagoya en octubre del pasado año. Su objetivo principal es asegurar la participación justa y equitativa en el reparto de beneficios derivados del uso de los recursos genéticos y es un instrumento de gran valor para conseguir ingresos e incentivos para la conservación de la biodiversidad en la Tierra. Este Protocolo fortalece el cumplimiento de las normas nacionales de acceso de los países proveedores de recursos genéticos mediante la exigencia de medidas de cumplimiento y seguimiento en los terceros países donde se utilicen dichos recursos genéticos. Para los países proveedores de recursos genéticos, el Protocolo representa la posibilidad de exigir contrapartidas monetarias o no monetarias a las empresas o agentes que los utilicen, además de lograr una mayor transparencia en su uso.

España, que por su riqueza en diversidad biológica tiene el doble perfil de país proveedor y usuario de recursos genéticos, considera el acuerdo un nuevo avance en la lucha contra la pérdida de biodiversidad, que debe protegerse y valorarse por cuestiones éticas y por su contribución al bienestar humano.

El Protocolo de Nagoya-Kuala Lumpur, suplementario al Protocolo de Cartagena sobre Seguridad de la Biotecnología, proporciona normas y procedimientos internacionales en la esfera de la responsabilidad y compensación en relación con el daño para la diversidad biológica resultante de los movimientos transfronterizos de Organismos Vivos Modificados. De acuerdo con el Protocolo, en el caso de daño, o de probabilidad suficiente de daño, a la diversidad biológica, un Gobierno, a través de una autoridad competente, podría requerir a la persona responsable de estos Organismos que tomara medidas de respuesta apropiadas, o bien podría tomar tales medidas el Gobierno mismo, con derecho a recurrir contra el operador para que sufragara los costes posteriormente.

Este Protocolo está en línea con la Directiva europea sobre responsabilidad medioambiental, en el que la Administración pública adquiere un papel central. España ha transpuesto al ordenamiento jurídico español dicha Directiva a través de la Ley de Responsabilidad Medioambiental, de 2007, y su normativa de desarrollo. Igualmente, España dispone en su sistema de derecho civil general la responsabilidad por daños materiales y a las personas que pudieran derivarse de este tipo de daños.

Las firmas de los citados protocolos fueron aprobadas por el Consejo de Ministros el pasado 20 de mayo y 10 de junio respectivamente.

2017-01-07T16:43:42+00:00 21/07/2011|Categories: España en la ONU|