España participa en la reunión de la Comisión de Política Especial y Descolonización

/, España en la ONU/España participa en la reunión de la Comisión de Política Especial y Descolonización

España participa en la reunión de la Comisión de Política Especial y Descolonización

Nueva York, Martes 4 de Octubre de 2011

El representante permanente de España ante las Naciones Unidas, el embajador Juan Pablo de Laiglesia, interviene en la reunión de la Comisión de Política Especial y Descolonización, donde se trata la aplicación de la declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales.

Sra. Presidente,

Quisiera comenzar mi intervención felicitándola por su elección como Presidente de esta importante Comisión, felicitación de deseo hacer extensiva a los distinguidos miembros de la Mesa. Sra. Presidente, le aseguro que puede contar con la plena colaboración de la delegación española para el buen desarrollo de las labores de esta Comisión de Política Especial y Descolonización.

Como saben bien los miembros de esta Comisión, España concede una gran importancia a la cuestión de Gibraltar. España considera que la tarea descolonizadora debe abordarse analizando las circunstancias de cada caso. Las recomendaciones en los sucesivos seminarios sobre descolonización y que el Comité Especial ha hecho suyas, señalan que resulta necesario un enfoque caso por caso. Obviamente, el caso de Gibraltar es muy diferente al de la mayor parte de los territorios sometidos a descolonización, por lo que las soluciones aplicables han de ser también diferentes.

El principio de integridad territorial, en casos como el de Gibraltar, es fundamental. Así lo ha entendido la Asamblea General, como se desprende de sucesivas resoluciones en las que insta a una negociación entre España y el Reino Unido y también de las decisiones que, año tras año, viene aprobando a la hora de abordar el proceso de descolonización del territorio.

Mediante esa negociación, el Reino Unido y España han venido buscando la fórmula más conveniente para ambos de encontrar solución a esta cuestión, único punto de desencuentro en su relación bilateral. A juicio de España, la solución pasa por una restitución del territorio, tanto del cedido conforme al Tratado de Utrecht de 1713, como del que fue ocupado posteriormente por el Reino Unido sin título ninguno.

De manera consecuente con ese enfoque individualizado del proceso descolonizador, España respalda el principio de autodeterminación en los supuestos en que es aplicable, como ha explicado a la hora de votar a favor de la llamada resolución ómnibus de esta Asamblea, respecto a los territorios incluidos en ella.

Cuestión distinta es la relativa a los intereses de la población de Gibraltar, que naturalmente deben ser tenidos en cuenta, tal y como ha señalado esta Organización. En cuanto al proceso de negociación con España se refiere, la articulación y la defensa política de esos intereses corresponde al Reino Unido, como potencia administradora y responsable internacional del territorio. Ello no obsta para que se escuche la voz de los habitantes, dentro del marco y las condiciones establecidas en las pertinentes resoluciones de Naciones Unidas.

Ahora bien, ello no implica, en manera alguna, el reconocimiento de un derecho de autodeterminación en este caso concreto. Este es el que se atribuye a la población de un territorio colonizado y no a los pobladores impuestos por la potencia ocupante en perjuicio de los habitantes originarios. La doctrina de las Naciones Unidas sobre la descolonización de los territorios no autónomos consagra plenamente la defensa de los derechos de sus habitantes autóctonos frente a los intereses de los pueblos colonizadores.

Además, España entiende que una aproximación jurídica, basada en el más exquisito respeto a las normas de Derecho Internacional, pone de manifiesto la vigencia del Tratado de Utrecht, que, como el propio Reino Unido ha recordado en varias ocasiones, hace inviable la independencia de Gibraltar sin el consentimiento de España.

Por todas esas razones y de acuerdo con la doctrina consolidada de esta Organización, España tiene claro, y viene reivindicando desde hace muchos años, que es necesaria una solución política, en forma de negociación, que teniendo en cuenta las particularidades de la cuestión, permita dejarla zanjada.

El Gobierno español seguirá trabajando al mismo tiempo en el Foro de Diálogo sobre Gibraltar con el fin de resolver cuestiones de cooperación local en aras del bienestar social y el desarrollo económico de los habitantes de la región del Campo de Gibraltar y de Gibraltar.

Muchas gracias.

2017-01-07T16:43:41+00:00 04/10/2011|Categories: Discursos, España en la ONU|Tags: |