España participa en el debate sobre el alcance y aplicación del principio de la jurisdicción universal

/, España en la ONU/España participa en el debate sobre el alcance y aplicación del principio de la jurisdicción universal

España participa en el debate sobre el alcance y aplicación del principio de la jurisdicción universal

Nueva York, Miércoles 12 de Octubre de 2011

El representante permanente adjunto de España ante las Naciones Unidas, el embajador Román Oyarzun, participó en el debate acerca del alcance y la aplicación del principio de la jurisdicción universal que se ha celebrado en la sede de la ONU en el seno de la VI Comisión.

Sr. Presidente:

Al ser la primera vez que tomo la palabra en esta Comisión durante el presente período de sesiones, quisiera felicitarle por su elección, así como al resto de los componentes de la Mesa, y asegurarle la plena colaboración de la Delegación española para que entre todos logremos las metas que nos hemos propuesto.

Nos satisface que también este año, respondiendo al requerimiento de la Asamblea General en la resolución 65/33, el Secretario General haya elaborado un nuevo informe sobre el alcance y aplicación del principio de jurisdicción universal /A/66/93 y Add. 1), que actualiza el presentado el año pasado, recogiendo la información proporcionada por los Estados miembros y por diversos observadores. Nos complace tomar nota del detalle con que se ha recogido la información proporcionada por España.

Mi delegación toma igualmente nota del anuncio hecho en el Secretario General en el propio informe respecto de la publicación de la información completa presentada por los Estados y los observadores en el sitio web de la Sexta Comisión. Sin duda alguna, el Informe del Secretario General y, en su caso, la documentación que le sirve de base, constituyen un buen punto de partida para nuestros trabajos en el presente período de sesiones, tanto en el Pleno de la Sexta Comisión como en el marco del Grupo de trabajo constituido en virtud de la Res. 65/33 de la Asamblea General.

Sr. Presidente,

El informe presentado por el Secretario General, que completa el ya sometido a nuestra consideración en el anterior período de sesiones, viene a confirmar lo que mi delegación ya señaló el año pasado: que la jurisdicción universal es una práctica extendida y generalmente aceptada a nivel mundial, sin que –tras el análisis de la práctica- pueda concluirse que se trata de una institución vinculada exclusivamente a un determinado grupo regional ni a un concreto sistema jurídico. La práctica contenida en los informes del Secretario General impide concluir, igualmente, que la jurisdicción universal se ejerce selectivamente por los Estados.

En cualquier caso, la problemática específica de la jurisdicción universal sigue constituyendo un importante objeto de interés y preocupación para los Estados. Y, por consiguiente, requiere la atención de las Naciones Unidas.

De entre las diferentes opiniones e interpretaciones que los Estados han formulado respecto de esta institución, permítame que atribuya un papel especial a la aceptación general de la misma como un eficaz instrumento en la lucha contra la impunidad respecto de graves crímenes de una especial trascendencia. Sin embargo, no es menos cierto que esta aceptación general no se traduce automáticamente en una concepción única de la jurisdicción general ni de los elementos que la definen. Ni, tampoco, nos permite concluir una posición uniforme sobre en qué circunstancias y bajo que condiciones se puede ejercer la jurisdicción universal.

Es obvio, por tanto, que la Sexta Comisión y el Grupo de trabajo constituido en virtud de la resolución 65/33 tienen ante sí una importante tarea a la que, ya le adelanto, España tiene la intención de contribuir activamente.

Sr. Presidente,

Definir el “alcance y aplicación del principio de la jurisdicción general” no es objetivo fácil, ya que incorpora elementos técnicos de una gran complejidad que necesitan ser definidos y aclarados sobre una base jurídica segura. Por ello, esperamos con gran interés las propuestas del Coordinador del Grupo de trabajo sobre los métodos a seguir en nuestras deliberaciones, sobre la identificación de los temas que deberemos analizar, así como la eventual priorización de los mismos. Los resultados del Grupo de trabajo en el presente período de sesiones serán sin duda de notable interés para los trabajos futuros de las Naciones Unidas sobre este importante tema.

Y en relación, precisamente, con los trabajos futuros de la Organización sobre la jurisdicción universal, no podemos dejar de llamar la atención sobre la opinión de mi delegación (ya expresada el año pasado) a favor de la remisión futura del tema a la Comisión de Derecho Internacional. Los motivos que expresamos el año pasado siguen siendo plenamente válidos:

i) estamos frente a un tema con un fuerte componente técnico-jurídico, como sigue poniéndose de manifiesto en los informes del Secretario General;

ii) desde esta perspectiva, encargar a la CDI el estudio y formulación de propuestas sobre la jurisdicción universal permitiría tratar los problemas que se suscitan en torno a esta institución en un plano técnico, reduciendo la incidencia de componentes políticos que harán más difícil el análisis del tema y el alcanzar soluciones concretas; y

iii) la Comisión se ocupa ya del tema de la obligación “aut daedere aut judicare” y de la inmunidad penal de altos funcionarios del Estado extranjero; dos temas que han sido suscitados de manera continuada por un buen número de Estados miembros y de observadores en los informes remitidos al Secretario General en los dos últimos años en relación con la jurisdicción universal.

A estas razones se viene a sumar en esta ocasión un último elemento que, a juicio de mi delegación, no se debe minusvalorar. En primer lugar, la Comisión ha finalizado en el presente quinquenio sus trabajos sobre tres temas que han requerido su atención prioritaria en los últimos años: las reservas a los tratados, la responsabilidad de las organizaciones internacionales y los efectos de los conflictos armados sobre los tratados. En el quinquenio que comenzará en 2012, la Comisión deberá reorganizar sus trabajos y dedicar un trabajo más intenso a los restantes temas que tiene en su agenda, entre ellos, precisamente, la “obligación aut daedere aut judicare” y la “inmunidad penal de altos funcionarios extranjeros” tal y como solicitó la Sexta Comisión el año pasado.

Y, en este contexto, desearía llamar la atención de la Sexta Comisión sobre la conexión de estos temas con la jurisdicción universal y sobre la circunstancia no menos importante de que la propia Comisión de Derecho Internacional, o al menos algunos de sus miembros, han señalado ya en el 63 período de sesiones de la CDI la necesidad de abordar estas cuestiones con un nuevo enfoque, de manera integral y conectando alguno de estos temas con el principio de jurisdicción universal.

A la espera del resultado de los debates en el seno del Grupo de trabajo sobre jurisdicción universal, mi delegación sigue considerando que encargar a la CDI el tratamiento del principio de jurisdicción universal, teniendo debidamente en cuenta el resultado final de los trabajos de la Sexta Comisión y de su Grupo de trabajo a lo largo del presente período de sesiones, puede ofrecer ventajas evidentes y permitiría reforzar la estrecha relación que debe existir entre la Sexta Comisión y la CDI.

En cualquier caso, puede usted contar, Sr. Presidente, con la plena y prioritaria cooperación de mi delegación durante las próximas semanas con la Sexta Comisión y su Grupo de trabajo sobre el alcance y aplicación del principio de la jurisdicción universal.

Muchas gracias.

2017-01-07T16:43:40+00:00 12/11/2011|Categories: Discursos, España en la ONU|