Intervención del embajador Fernando Arias en el diálogo sobre la armonía con la naturaleza de Naciones Unidas

/, España en la ONU/Intervención del embajador Fernando Arias en el diálogo sobre la armonía con la naturaleza de Naciones Unidas

Intervención del embajador Fernando Arias en el diálogo sobre la armonía con la naturaleza de Naciones Unidas

El embajador Fernando Arias partició esta mañana en el diálogo interactivo de la Asamblea General sobre la Armonía con la Naturaleza:” Hallazgos científicos relativos a los impactos de las actividades humanas en el funcionamiento del sistema tierra”

Sr. Presidente, Sr. Representante Permanente de Bolivia, permítame, en primer lugar, felicitarles por haber promovido en la Asamblea General este diálogo que hoy nos reúne y por haber traído la ciencia a este foro de debate. Hoy no podemos sino aprender.

Muchas gracias también a los distinguidos profesores y expertos que han intervenido como panelistas. Aplaudo muchas de las cosas que he oído.

La armonía con la naturaleza, entendida desde la perspectiva del necesario equilibrio entre el ser humano y el medio que le rodea, persigue alcanzar un “equilibrio justo entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras”. Como ya ha expresado en anteriores ocasión la delegación de España, la consecución de ese equilibrio entre el ser humano y el medio ambiente requiere una transformación del modelo actual del desarrollo, entendiendo por “transformación” el proceso de transición hacia un nuevo paradigma cuyo punto de llegada sea completamente distinto al del que partimos, es decir, alcanzar un sistema de crecimiento distinto, sostenible, socialmente justo y respetuoso con el medio ambiente.

El Gobierno de España quiere mostrar su apoyo al diálogo celebrado en el día de hoy y destacar su oportunidad por entender que, además de por su interés propio, contribuirá a enriquecer los preparativos de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible que se llevará a cabo en solo unos meses en Río de Janeiro, preparativos en los que esta Asamblea General está en estos momentos tan involucrada.

Sr. Presidente, la investigación y los conocimientos científicos resultan fundamentales para identificar y comprender mejor los impactos de las actividades humanes sobre el medio natural, así como para contribuir al diseño de políticas y actuaciones para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. En junio de 2010 se alcanzó el acuerdo internacional sobre el establecimiento de una Plataforma Intergubernamental Científico Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), sobre cuyos principales asuntos pendientes para su plena operatividad se está debatiendo estos días en la segunda sesión plenaria, en Panamá. Esperamos que la puesta en marcha de esta plataforma y su trabajo contribuya de manera decidida a integrar la información científica sobre biodiversidad y servicios de los ecosistemas en la toma de decisiones políticas, contribuyendo así avanzar hacia el logro de los objetivos de conservación de la biodiversidad y al bienestar humano a largo plazo y al desarrollo sostenible.

En los últimos años, ha avanzado notablemente nuestro conocimiento sobre el valor de la biodiversidad y su importancia para el bienestar y el desarrollo humano, así como sobre el impacto de nuestras actividades sobre nuestro entorno natural. Existen cada vez más evidencias científicas que concluyen que las actividades humanas están provocando una pérdida considerable, en gran medida irreversible, de la diversidad de la vida sobre la Tierra y la degradación de muchos servicios de los ecosistemas. La actual presión sobre las funciones naturales de la Tierra puede suponer un obstáculo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y pone en peligro la capacidad de los ecosistemas para generar servicios y sustentar a las generaciones futuras.

Pero las evidencias científicas también nos muestran que, con las acciones apropiadas, es posible revertir la degradación de muchos servicios de los ecosistemas en los próximos 50 años. En los casos en los que existe aún cierta incertidumbre acerca de los usos o alteraciones que pueden soportar los ecosistemas antes de alcanzar sus umbrales críticos, debe aplicarse el principio de precaución a fin de evitar consecuencias irreversibles para el sistema terrestre y de garantizar el buen estado de los ecosistemas y el mantenimiento de sus servicios a largo plazo.

Sr. Presidente, quisiera concluir con el mensaje que el Gobierno de España ha trasladado a esta Asamblea en las anteriores ediciones de este debate: la naturaleza es fuente de vida. Su uso racional es imperativo y demanda un cambio profundo de los patrones actuales de producción y de consumo. Esta Asamblea nos ha invitado en muchas ocasiones a echar la vista atrás y a aprender de nuestros antepasados y del modo en el que durante siglos y siglos han disfrutado de manera armónica de los frutos que la naturaleza ha puesto a nuestro servicio. Aún hoy día las comunidades locales, y las indígenas en particular, nos muestran, con su sabiduría, que existe un medio de convivir con la naturaleza, una manera alternativa de disfrutar de los bienes con que nos dota, que no suponga hipotecar nuestro futuro. Echemos la vista atrás y busquemos las fórmulas adecuadas, que garanticen el progreso económico, la justicia social, la sanidad pública, conservando y cuando sea posible, mejorando el medio natural en que vivimos. Tenemos mucho que aprender. Muchas gracias.

2017-01-07T16:43:37+00:00 18/04/2012|Categories: Discursos, España en la ONU|