Reunión especial de ECOSOC sobre la respuesta al Tifón Haiyan en Filipinas

/, España en la ONU/Reunión especial de ECOSOC sobre la respuesta al Tifón Haiyan en Filipinas

Reunión especial de ECOSOC sobre la respuesta al Tifón Haiyan en Filipinas

El embajador de España ante la ONU, Román Oyarzun, evalúa positivamente la respuesta al tifón Haiyan y destaca la movilización del pueblo filipino para acoger a los desplazados y, a pesar de su vulnerabilidad, la enorme capacidad de recuperación que está demostrando.

Muchas gracias Sr. Presidente,

  • La respuesta a la tragedia del pasado 8 de noviembre, liderada por el Gobierno de Filipinas y por Naciones Unidas a través de OCHA, demuestra que al menos en esta ocasión hemos aprendido las lecciones del pasado y hemos evitado algunos de los errores cometidos en catástrofes similares.
  • La declaración de Emergencia Nivel 3, el inmediato desembolso de fondos procedentes del CERF y la efectiva activación del sistema de clusters a nivel local son un ejemplo de la Agenda transformativa en acción. Debo reconocer, Sra. Amos, su propio liderazgo en este ejercicio, demostrado en los dos viajes a la zona en los días siguientes al desastre.
  • También debo reconocerse el papel fundamental desempeñado por las autoridades filipinas. Desde el terreno he recibido información de los esfuerzos por coordinar a las fuerzas armadas a fin de facilitar el acceso humanitario mediante la retirada de escombros o del éxito en la movilización de recursos del sector privado, por mencionar solo unos pocos ejemplos.
  • Pero sin duda el mayor reconocimiento debo dirigirlo al pueblo filipino, que se ha movilizado para acoger a los desplazados, y que pese a su vulnerabilidad está demostrando una enorme capacidad de recuperación.
  • No todo puede ser complacencia. Aunque es temprano para hacer un ejercicio de lecciones aprendidas no lo es para aceptar que tanto para los donantes como para el sistema de Naciones Unidas  la respuesta inmediata ha debido enfrentar algunos retos: la coordinación tanto a nivel central, en Manila, como a nivel local; los retos logísticos fueron enormes en un primer momento, al igual que la inquietud por una adecuada coordinación civil-militar; la concentración de la respuesta inicial dejó muchas zonas desatendidas.
  • No obstante, la mayor reflexión que nos debe quedar tras el paso del tifón Yolanda es la importancia de la preparación ante el riesgo de desastres. Como ya se ha dicho hoy, la magnitud del impacto puso a prueba cualquier esfuerzo de preparación. Es cierto. Pero yo quiero poner en valor que los esfuerzos de preparación llevados a cabo por las autoridades de Filipinas en colaboración con socios humanitarios como España han sido eficaces y han permitido mitigar las consecuencias y mejorar la inmediatez de la respuesta.
  • Permítame Sr. Presidente poner algunos ejemplos prácticos: las primeras plantas potabilizadoras desplegadas en Taclobán fueron equipos preposcionados por la cooperación española y gestionados por técnicos locales capacitados con el apoyo de España; las actividades de preparación llevadas a cabo por España con las autoridades de la provincia de Albay, adyacente a las zonas más afectadas, permitieron la respuesta inmediata en cobijo y salud a miles de afectados; la presencia permanente en el país de técnicos españoles no solo permitió una mayor eficacia en la distribución de la ayuda de emergencia española, sino que se puso a disposición de NNUU para participar en el equipo de UNDAC que identificó las necesidades inmediatas.
  • La lectura inicial, por lo tanto, es satisfactoria. Más allá del volumen de la cooperación, esencial por supuesto, quiero destacar dos elementos a tener en cuenta:
    • la presencia continuada, fundamental en países como Filipinas enormemente vulnerables ante desastres naturales,
    • y el enfoque de la asistencia, basado en nuestro caso en una estrategia de colaboración estrecha con las autoridades regionales y locales y en el fortalecimiento de la preparación y de la resiliencia de la población.
  • Teniendo esto en cuenta, la Acción Humanitaria española está diseñando una estrategia de asistencia para los próximos meses en línea con el Plan de Respuesta Estratégica elaborado por NNUU y con el  Plan de Recuperación y Reconstrucción que el Presidente Benigno Aquino anunciará el próximo miércoles.
  • Dicha estrategia concentrará esfuerzos en preparación, en estrecho contacto con las autoridades locales y regionales y aprovechando la capacidad técnica filipina; la actuación incluirá como sectores prioritarios agua y saneamiento, salud (dando seguimiento a la respuesta inmediata ofrecida por el equipo médico español desplegado poco tiempo después del desastre), protección (en particular infancia y mujer) y seguridad alimentaria. En este último aspecto la prioridad será fortalecer los medios de vida de la población, contribuyendo así a consolidar una capacidad de resiliencia de la que el pueblo filipino ha hecho gala.
  • Por todo esto, Sr. Presidente, España agradece la convocatoria de la reunión de hoy y su enfoque y me pongo a su disposición y la de mi colega filipino para, como prevé en su nota de concepto, ayudar en la organización de una actividad en los primeros meses de 2014 destinada a analizar lecciones aprendidas de la respuesta y las mejores vías de colaboración en el futuro.

Muchas gracias.

2017-01-07T16:43:33+00:00 16/12/2013|Categories: Discursos, España en la ONU|Tags: , |