Intervención del ERP de España en el debate sobre antisemitismo en la Asamblea General de Naciones Unidas , Nueva York, 22 enero 2015

/, España en la ONU/Intervención del ERP de España en el debate sobre antisemitismo en la Asamblea General de Naciones Unidas , Nueva York, 22 enero 2015

Intervención del ERP de España en el debate sobre antisemitismo en la Asamblea General de Naciones Unidas , Nueva York, 22 enero 2015

Quisiera dar la bienvenida a la celebración en esta Asamblea General de un debate específico sobre la cuestión del antisemitismo.

 

Se está produciendo un preocupante aumento de ataques y actitudes antisemitas en muchas partes del mundo. El Centro PEW de Investigación ha señalado que se ha producido un aumento del antisemitismo en 75 países. El ataque terrorista de hace unos días al supermercado kosher de París y los cometidos en 2014 en el Museo Judío de Bruselas y en una sinagoga en la ciudad de Jerusalén nos producen gran consternación.

 

En primer lugar, quisiera hacer una referencia al Holocausto, ya que el próximo día 27, tiene lugar el Día Internacional de la Memoria del Holocausto. Este año tiene una especial significación al cumplirse los setenta años de la liberación del campo de exterminio de Auschwitz. Por desgracia, la experiencia y la memoria del Holocausto no han sido suficientes para eliminar actitudes y manifestaciones claramente atentatorias contra la dignidad de los judíos. Fueron víctimas de la mayor barbarie jamás cometida contra un pueblo por la mera razón de existir, de ser. En palabras de Shlomo Ben Ami, el llanto judío tiene seis millones de razones. Pero desde allí, se abre el camino a nuestra labor pedagógica como representantes ante las NNUU, y como ciudadanos que quieren construir un mundo mejor sobre las cenizas del pasado. Por ello, es esencial promover la memoria y educación sobre el Holocausto y atajar los  intentos para desvirtuarlo, trivializarlo o negarlo. La resolución 61/255 de esta Asamblea General condena la negación del Holocausto.

 

La celebración de este debate debe ser considerada como una oportunidad para reforzar nuestra lucha contra el antisemitismo en todas sus manifestaciones. La lucha debe comprender acciones concretas en los campos de la promoción del diálogo entre credos y culturas, compilación de datos, legislación, aplicación del derecho, educación, medios de comunicación e internet.

 

Los Estados debemos asegurar que los que cometan actos antisemitas respondan por ello, lo que significa arrestar, investigar, imputar y juzgar los ataques cuando ocurren, aprobando para ello la legislación necesaria, incluida contra los delitos de odio, y reforzando la existente. Los actos violentos, xenófobos y antisemitas nunca están justificados. Los acontecimientos internacionales o los asuntos políticos, en Israel o en cualquier otro lugar de Oriente Medio, nunca justifican el antisemitismo.

 

La presencia de los judíos en España es, como dice José Blanco Amor, “tan antigua como la de los demás españoles”. Rebuscando las raíces de su Historia, mi país está recuperando y revitalizando la componente judaico-española de nuestra idiosincracia como pueblo. A través de esta labor pedagógica, hoy reconocemos su contribución a nuestra esencia como país y su aportación a nuestro patrimonio histórico y cultural Quién no ha oído hablar de Maimonides, Ibn Gvirol o Yehuda Halevi.

 

A pesar de este proceso de recuperación de la memoria, hay que seguir alerta ante viejas y, sobre todo, nuevas formas de antisemitismo. De ahí que mi país haya puesto en marcha en los últimos años diversas medidas en la lucha contra este fenómeno:

 

En el campo institucional y de promoción de la cultura judía, se ha declarado el 27 de enero como Día Oficial para la Memoria del Holocausto y el Gobierno celebra un acto institucional de Memoria desde 2004. En 2007 se concedió el Premio Príncipe de Asturias a Yad Vashem. Se han celebrado en España diversos Seminarios Internacionales contra el Antisemitismo. Somos miembro de pleno derecho de la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto y hemos albergado y organizado en Madrid el coloquio internacional sobre “Los países neutrales y el Holocausto” en diciembre pasado.

 

El Centro Sefarad-Israel, financiado por instituciones públicas españolas, tiene el objetivo de servir para una mayor información sobre la cultura judía y para la preservación del legado judío. Realiza seminarios, publicaciones, trabajos de investigación, debates, exposiciones y programas de formación de profesores, para lo que cuenta con un acuerdo de colaboración con Yad Vashem.

 

La Fundación Pluralismo y Convivencia desarrolla de forma continuada políticas de apoyo a la inclusión de las comunidades judías mediante la financiación de proyectos. El Observatorio del Pluralismo Religioso ofrece cursos de formación a los entes locales sobre la gestión de la pluralidad religiosa.

 

Se ha creado una Red de Juderías,  por Ayuntamientos españoles, para subrayar la cultura judía en sus municipios.

 

Se encuentra en trámite parlamentario una nueva ley para la concesión de la nacionalidad española a los judíos sefardíes originarios de España.

 

En el campo educativo, el Gobierno español ha adoptado medidas legislativas para que la educación para la memoria de la Shoah se incluya de forma específica en el currículo de los alumnos. Se organizan a menudo seminarios de formación destinados a profesores.

 

En el terreno de la justicia cabe resaltar la reforma del Código Penal, que se encuentra en trámite parlamentario, y que es una de las más avanzadas de Europa. Con la nueva legislación, se tipifican todos los actos de incitación, directa o indirecta, al odio o a la violencia por motivos de religión, origen nacional, étnico, raza o antisemitismo. Se incluye la negación y trivialización de delitos de genocidio. Son delitos autónomos, con penas agravadas, que son mayores si son cometidos por Internet o medios de comunicación social. En 2014, se han creado cincuenta fiscalías especializadas en los delitos de odio cometidos a través de Internet, especialmente en Twitter, Facebook y Youtube.

 

En la arena internacional, apoyamos la creación de un Representante Especial para la lucha contra el Antisemitismo.

 

Por último, no debemos olvidar que la sociedad civil es un socio clave en la lucha contra la discriminación y la intolerancia. Tiene un papel indispensable que desempeñar en este esfuerzo, mediante la prevención y la construcción de puentes entre grupos religiosos y étnicos, que favorezcan el entendimiento y el respeto hacia “el otro”.

 

El refuerzo del diálogo interreligioso es esencial para la tolerancia y respeto de todas las religiones. España apoya firmemente esta clase de iniciativas y por ello somos copatrocinadores de la Alianza de Civilizaciones y co-fundadores del Centro Internacional Rey Abdullah Bin Abdulaziz para el Diálogo Interreligioso e Intercultural.

 

Tal y como ha señalado el famoso músico hispano-israelí Daniel Baremboim, el antisemitismo no tiene un origen histórico, ni político ni cultural. El antisemitismo es simplemente una enfermedad contra la que todos debemos luchar.

 

 

2017-01-07T17:03:48+00:00 04/02/2015|Categories: Discursos, España en la ONU|